14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • Viernes, 11 de Octubre
  • 10 de abril de 2008

    Economía/Empresas.- Vivo triplicará este año sus inversiones en Brasil, hasta los 2.300 millones

    LISBOA, 10 Abr. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) - .-

    La operadora brasileña de telefonía móvil Vivo, controlada a partes iguales por Telefónica y Portugal Telecom (PT), tiene previsto invertir este año 2.300 millones de euros, explicó el presidente de la empresa, Roberto Lima.

    Esta inversión, tres veces superior a la realizada en 2007, se destinará a sufragar los 1.010 millones de euros de la adquisición de Telemig Celular y los 1.010 millones de euros gastados en las licencias adquiridas el año pasado y para la implantación de redes.

    El presidente de Vivo explicó en la rueda de prensa que marcó el inicio de operaciones en el Estado de Minas Gerais, el segundo mayor mercado de telefonía móvil del país detrás de Sao Paulo, que en este momento están revisando "todos los presupuestos debido al fuerte calentamiento del mercado de telefonía móvil".

    Lima destacó que con la adquisición de Telemig Celular, la empresa brasileña más rentable del sector, Vivo alcanza una cuota del mercado del 31%. "El ingreso en este importante mercado (Minas Gerais, en el que operaba Telemig) nos coloca en mucho mejores condiciones de competitividad, consolidando la cobertura y la actuación comercial".

    Además de en el pago de la compra de Telemig Celular, la inversión de Vivo estará destinada a implantar un red en seis Estados del Nordeste del país, que comenzará en este semestre y que permitirá a la operadora tener cobertura en todo el territorio brasileño.

    La licencia de tercera generación adquirida a finales del año pasado supondrá un desembolso de 377 millones de euros, al que le hay que sumar la implantación de esa nueva red en todo el país.

    Aunque la firma de esos contratos de concesión de licencias, tanto para la región nordeste como para la tercera generación, está atrasada, ya que fueron adquiridas el año pasado y todavía no han podido iniciar la actividad, lo que "es una pena", lamentó el presidente de Vivo.