16 de septiembre de 2019
  • Domingo, 15 de Septiembre
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 29 de noviembre de 2009

    Economía/Energía.- La demanda de carburantes cae un 6% al cierre del tercer trimestre

    MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La demanda de carburantes de automoción equivalió a 22,4 millones de toneladas en los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 6% con respecto al mismo periodo de 2008, según datos recogidos por Europa Press a partir del último boletín de hidrocarburos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores).

    El dato de septiembre es ocho y tres décimas inferior a los de julio y agosto, respectivamente. Además, contrasta con las caídas de hasta el 12% registradas en los primeros meses del año.

    La demanda de gasóleo, que representa el 79% del combustible consumido, se situó en los nueve primeros meses del año en 17,7 millones de toneladas, un 6,1% menos que el año pasado.

    Por su parte, la gasolina 95 redujo su consumo en un 3,4%, hasta 4 millones de toneladas, mientras que la 98, que se encuentra en desuso, acumuló un descenso del 10,5%, hasta 488.000 toneladas.

    En el mes de septiembre y con respecto al mismo mes de 2008, la demanda de carburantes de automoción fue de 2,4 millones de toneladas, un 3,1% inferior, como resultado de una caída del 2,7% en los gasóleos y del 4,2% en el conjunto de las gasolinas.

    LIGERA MEJORÍA.

    Pese al descenso generalizado en la demanda de combustibles, Cores dice apreciar una "ligera mejoría" en varios indicadores relacionados con el consumo de productos petrolíferos.

    Así, el combustible consumido por el conjunto del transporte público acumula un descenso del 3%, frente al 4,4% hasta julio. Además, el Índice de Producción Industrial pasó de descensos del 17,6% al 12,5% en el mismo periodo.

    Por otro lado, el conjunto de productos petrolíferos consumidos hasta septiembre, incluidos querosenos y fuelóleos, fue de 51,4 millones de toneladas, un 5,7% menos que en los nueve primeros meses de 2008.

    Como tónica general, Cores dice haber percibido un aumento en la elasticidad de los productos petrolíferos, cuyo consumo decae a tasas cada vez mayores que las del conjunto de la economía.