27 de mayo de 2020
17 de marzo de 2008

Economía.- Espinosa dice que el borrador sobre la revisión médica de la PAC está bastante ajustado a lo que pide España

BRUSELAS, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Agricultura en funciones, Elena Espinosa, reconoció hoy que el borrador de conclusiones que esperan aprobar hoy los Veintisiete sobre las propuestas de la Comisión Europea para revisar la salud de la Política Agrícola Común (PAC) "está bastante ajustado" a lo que España había pedido.

A su llegada al Consejo de ministros de Agricultura que se celebra este lunes en Bruselas, Espinosa recalcó que el texto que hoy debatirán "es conclusión de los formularios que se fueron haciendo a lo largo del semestre pasado" para recabar la opinión de los Estados miembros sobre lo propuesto por Bruselas. "Está bastante ajustado a lo que nosotros estábamos estableciendo", aseguró Espinosa.

No obstante, recalcó que la aprobación del chequeo médico de la PAC "no está previsto este semestre". Se espera, dijo, que las negociaciones formales en el seno de los Veintisiete "empiecen" bajo presidencia francesa, en el segundo semestre de 2008 y después de que la Comisión Europea presente, el 20 de mayo, sus propuestas legislativas en firme. Por ello, recalcó, "será a partir de junio" cuando los ministros de Agricultura entren a debatir el chequeo médico o "reforma intermedia de la PAC", explicó. La idea es que las propuestas puedan adoptarse a finales de este año y puedan entrar en vigor a principios de 2009.

Además de suprimir el régimen de cuotas, Bruselas propone, en el marco del chequeo médico de la PAC, reducir las ayudas comunitarias a las grandes superficies y aplicar una reducción gradual a partir de ciertos niveles de ayuda y extender el régimen de ayudas desacopladas o no vinculadas a la producción, una propuesta que apoyan los países más liberales.

Aquí, las preocupaciones de los Estados miembros giran en torno a las explotaciones más sensibles, como las que se ubican en zonas de montaña, que necesitan ayudas directas a la producción para garantizar su competitividad en el mercado. En el caso de las explotaciones más pequeñas, la Comisión se propone incrementar hasta una hectárea y media la superficie mínima para poder beneficiarse de las ayudas.

La comisaria de Agricultura propuso también aumentar hasta un 13% en 2013 la tasa de ayudas dedicada al desarrollo rural con fondos dedicados hasta ahora al sector agrícola. Aquí España defiende que sus ayudas directas a la agricultura no disminuyan y reclama un margen de maniobra para utilizar su sobre nacional para apoyar a determinados sectores necesitados. Asimismo, defiende destinar más ayudas al desarrollo rural pero rechaza una transferencia de las ayudas agrícolas al capítulo de desarrollo rural más allá del 5% pactado en la reforma de la PAC de 2003.

En líneas generales, los Veintisiete están de acuerdo en simplificar la condicionalidad, es decir, aquellos requisitos del orden medioambiental y de salud y bienestar animal que, entre otros, los Estados miembros deben cumplir para recibir ayudas comunitarias. En opinión de la mayoría, incluida España, esta simplificación debe acompañarse con una reducción de la burocracia.