26 de mayo de 2020
22 de julio de 2008

Economía/Finanzas.- El banco IKB pierde 500 millones en primer trimestre y recibe inyección adicional de 1.500 millones

DÜSSELDORF (ALEMANIA), 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Banco de Industria Alemán (IKB), la primera víctima alemana de la crisis 'subprime', prevé registrar pérdidas de 500 millones de euros en el primer trimestre de su ejercicio 2008/09 y anunció que ha alcanzado un acuerdo con el Banco estatal de Crédito para la Reconstrucción y el Desarrollo (KfW) para recibir una línea de liquidez adicional de 1.500 millones de euros, lo que eleva a unos 8.000 millones de euros las ayudas financieras recibidas por la entidad desde el pasado año.

De este modo, el IKB recibe garantías de liquidez hasta la conclusión de la ampliación de capital de 1.250 millones, cuyo periodo de suscripción se desarrollará en la primera quincena de agosto, y en la que el KfW y el supervisor alemán de los mercados financieros, BaFin, acordaron el pasado mes de febrero suscribir o garantizar la suscripción por un tercero.

No obstante, esta suscripción por parte de KfW está condicionada a la decisión que adopte la Comisión Europea (CE) respecto a si la operación comportaría una ayuda pública ilegal al IKB. En este sentido, el banco alemán señaló que espera que la CE se pronuncie al respecto en septiembre u octubre de 2008, por lo que asume que "existirá un retraso respecto al momento en el que IKB percibirá los beneficios de esta ampliación".

Por otro lado, IKB informó de que se ha visto obligado a retrasar la publicación de sus cuentas del último trimestre, que concluyó el pasado 30 de junio, hasta el próximo mes de septiembre, aunque adelantó que los resultados provisionales arrojan unas pérdidas de 500 millones de euros en el primer trimestre de su ejercicio 2008/09.

La entidad sufrió pérdidas netas de 24 millones de euros (38 millones de dólares) en su último año fiscal, finalizado el pasado 31 de marzo, unos 'números rojos' mucho menores de los que el Comité Ejecutivo de la entidad había anunciado a finales de abril (200 millones de euros), gracias a cargas impositivas diferidas menores de lo previsto.