22 de agosto de 2019
20 de octubre de 2008

Economía/Finanzas.- El Congreso convalidará hoy los decretos y PSOE, PP, CiU y PNV se unirán contra su modificación

La oposición en bloque coincide en reclamar transparencia y medidas singulares de control

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno cuenta con un amplio apoyo entre los grupos parlamentarios para conseguir la convalidación de los dos decretos ley sobre medidas financieras que el Congreso de los Diputados debatirá hoy en un Pleno extraordinario, y cuenta con los votos del PP, PNV, CiU y UPyD para impedir que los textos se tramiten como proyecto de ley.

El primero de los decretos establece la creación de un fondo de hasta 50.000 millones de euros para comprar activos de bancos a cambio de liquidez y eleva la cuantía mínima de garantía de depósitos del Fondo de Garantía desde 20.000 a 100.000 euros por persona y entidad.

El otro decreto responde a las decisiones adoptadas por el Eurogrupo el fin de semana pasado, y permite la posibilidad de otorgar avales para las operaciones de financiación de la banca por un máximo de 100.000 millones de euros. Además, abre la posibilidad a la recapitalización de los bancos por parte del Estado, una medida "preventiva y que no será aplicada" según el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien admitió que se trata de una idea del Ministerio de Economía y Hacienda.

Será el titular de este departamento y vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, quien previsiblemente defienda los decretos ante la Cámara Baja, a pesar de las peticiones reiteradas por parte de formaciones como Izquierda Unida para que fuera el propio Zapatero quien llevara los textos al Pleno.

Tras el encuentro que mantuvo el martes con el líder del PP, Mariano Rajoy, el jefe del Ejecutivo se entrevistó este martes con el resto de portavoces de las fuerzas políticas representadas en la Cámara Baja que, en su mayoría, mostraron su respaldo a apoyar estas iniciativas. No obstante, en algunos casos insistieron en la necesidad de que las medidas sean tramitadas como proyecto de ley para poder introducir modificaciones y mejoras en lo referente a las garantías.

COMPROMISOS CON PP Y CIU SOBRE EL REGLAMENTO.

Zapatero se comprometió con Rajoy a pactar con él "toda la letra pequeña" del desarrollo reglamentario de los dos decretos para garantizar que las medidas que contienen beneficien a familias y pequeñas y medianas empresas, permitiendo el control del Banco de España. Como consecuencia de este pacto, el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, anunció el viernes que se opondrá a la tramitación como proyectos de ley de las dos normas.

No obstante, el PP sí forzará una votación sobre el desarrollo reglamentario de los mismos, a través de una moción registrada el viernes y con la que buscan que los socialistas formalicen su intención de permitir la serie de controles y garantías de transparencia que los 'populares' exige para la puesta en marcha de estas medidas.

Zapatero también prometió al portavoz parlamentario de CiU, Duran i Lleida, remitir "con anticipación" estos decretos para que se introduzcan las sugerencias de la federación nacionalista en su desarrollo reglamentario. Duran llegó a asegurar que los ciudadanos españoles han de ser conscientes de que si no se aplican las propuestas de CiU, las medidas "repercutirán en sus bolsillos".

UPYD: SU DESARROLLO SERÁ LA "MADRE DEL CORDERO".

Por su parte, el representante del PNV, Josu Erkoreka, señaló que con su apoyo dará "un aval a la coordinación de actuación de la UE", que considera que da "muy buena imagen" a nuestro país, si bien advirtió a Zapatero de que estas mismas medidas dan al Estado un control sobre el sistema financiero como "nunca había tenido", por lo que se exigen "medidas singulares e inauditas" de control parlamentario.

La diputada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en el Congreso, Rosa Díez, adelantó igualmente su voto favorable a la convalidación de los decretos, pero avisó de que también estará "muy atenta" a su desarrollo reglamentario, que en su opinión "es la madre del cordero" y resulta más relevante que la posibilidad de su tramitación como proyecto de ley.

LAS MINORÍAS PIDEN CONTROL PARLAMENTARIO.

También la portavoz de Coalición Canaria (CC) en el Congreso, Ana Oramas, aseguró hoy que su formación apoyará el próximo lunes al Gobierno, pero avanzó que pedirá que los decretos se tramiten como proyectos de ley para poder reforzar la transparencia y el control político sobre los mismos. Asimismo, celebró que el PSOE y el PP hayan alcanzado un acuerdo de mínimos en este sentido ante la "serenidad, claridad y unión política" que reclaman los ciudadanos.

La representante de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, advirtió al presidente del Gobierno de que resulta "fundamental" que las dos nuevas normas se tramiten como proyectos de ley para garantizar que una medida diseñada para "tapar agujeros" en el sistema financiero se traduce en la "necesaria ayuda" a familias y pymes.

Por su parte, los diputados de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, y de ICV, Joan Herrera, trasladaron a Zapatero sus "discrepancias de fondo" con sus medidas financieras, que consideran "muy precarias", faltas de garantías y con un "laxo" control parlamentario, por lo que anunciaron que aprovecharán la tramitación como ley de ambas para incluir la creación de una Oficina Presupuestaria y de seguimiento en la Cámara Baja.

ERC RECHAZA UNO DE LOS DECRETOS.

Asimismo, el portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso, Joan Ridao, señaló que sólo apoyará uno de los decretos, el relativo al aval de 100.000 millones de euros, pero en "ningún caso" votará a favor de la creación del fondo de liquidez, por el "alto riesgo" que supone la compra de "activos basura".

Por último, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, reclamó como condición para su apoyo que los poderes públicos entren en los consejos de administración de los bancos como garantía de que la compra de activos de la banca por parte del Estado permitirá que el crédito llega a familias y empresas, e insistió en que las medidas se "vehiculen" a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO).