25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 17 de junio de 2008

    Economía.- Un juez de Nueva York recomienda rechazar o poner duras condiciones a la compra de Energy East por Iberdrola

    MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El juez administrativo Rafael A. Epstein ha recomendado a la comisión del regulador neoyorquino Public Service Commission (PSC) que rechace o que imponga duras condiciones a la compra de Energy East por parte de Iberdrola.

    "Mi recomendación preferida es que la Comisión rechace la transacción", asegura el juez en su dictamen, que no es vinculante, al que ha tenido acceso Europa Press. No obstante, el magistrado ofrece al órgano de decisión de la PSC un escenario alternativo, en el que la aprobación es compatible con condiciones.

    Entre ellas, propone a la Comisión que restrinja el reparto de dividendos de Energy East, que imponga una 'acción de oro' que proteja a la eléctrica estadounidense sin generar perjuicios adicionales y que obligue a Iberdrola a aportar información financiera en inglés de otras filiales del grupo.

    Además, pide que obligue a la eléctrica española a destinar 646 millones de dólares (415 millones de euros) a los clientes de Energy East en concepto de beneficios a la comunidad, lo que podría mermar en un 8,1% los ingresos de las sociedades NYSEG y RG&E, filiales de la adquirida.

    Esta cifra es inferior a los 201 millones de dólares (130 millones de euros) que la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán está dispuesta a aportar, entre los que figuran compromisos de mantenimiento de la plantilla e inversiones de 100 millones de dólares (65 millones de euros) en proyectos renovables en Nueva York.

    Al margen de las exigencias del juez, la propia Iberdrola se ha comprometido a vender sus centrales de generación fósil en Nueva York, lo que le obligará a deshacerse de 257 megavatios (MW) de la central de Russell Station y otros 158 MW adicionales.

    Epstein muestra reticencias incluso con los planes de desarrollo de renovables de Iberdrola. Los parques eólicos de la compañía española, afirma, "obrarían en detrimento público más que en un beneficio", puesto que, entre otros aspectos, impedirían la entrada de competidores en este ámbito.

    DECISIÓN FINAL.

    El consejo de la PSC tiene previsto reunirse mañana para abordar cuestiones regulatorias. Dado que el dictamen del juez se ha publicado hoy, es posible que, para ganar tiempo, posponga su decisión final a otra reunión, que se celebrará el 16 de julio.

    La compañía española, que recientemente se comprometió a invertir 2.000 millones de dólares (1.300 millones de euros) en proyectos eólicos en los próximos cinco años en Nueva York al margen de la compra de Enrgy East, ha advertido de que si no puede comprar la eléctrica podría buscar alternativas en Estados Unidos.

    La voluntad inversora de Iberdrola había sido elogiada por el gobernador de Nueva York, David Paterson, quien dijo sentirse "muy satisfecho" con la disposición de la empresa española, que supondría un "nivel de inversión sin precedentes en el desarrollo de energías limpias" en el Estado.

    La aprobación de la PSC es el último escollo regulatorio para la compra de Energy East. Hasta la fecha, Iberdrola ha recibido el visto bueno de cuatro organismos federales de Estados Unidos y de otros tres estatales.