23 de abril de 2019
7 de septiembre de 2008

Economía/Macro.- (Ampliación) Zapatero anuncia un aumento de las pensiones mínimas de "hasta el 6%" en 2009

Reclama confianza en el Gobierno e insiste que continuará desarrollando políticas sociales y no apostará por la energía nuclear

RODIEZMO (LEÓN), 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que las pensiones mínimas subirán en 2009 por encima de la media con un aumento de "hasta un 6%", con el objetivo de completar en 2012 un incremento total del 30 por ciento.

En su quinta intervención como jefe del Ejecutivo en la tradicional fiesta minera asturleonesa de Rodiezmo (León), el líder socialista volvió a anunciar un aumento de las pensiones mínimas, tal y como hizo en los cuatro años anteriores, y reivindicó la subida como "la respuesta" del Ejecutivo a la "mala situación económica".

Tras recordar que las pensiones aumentaron la pasada legislatura un 30 por ciento, "la mayor subida de todo el periodo de la democracia", y que el alza llegó al 60 por ciento en percepciones para viudas, subrayó que los compromisos del Ejecutivo se traducen "en hechos" y se publican en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

De cara a 2009, adelantó que España, a pesar de la coyuntura económica, volverá a incrementar las pensiones porque "es un país fuerte" y las elevará por encima de la media y "hasta un seis por ciento" las mínimas, todo ello con el objetivo de conseguir un 25 por ciento de aumento de 2008 a 2012. "Esta es mi forma de responder a las dificultades económicas", indicó.

Zapatero respondió a aquellos que piden flexibilidad, control del gasto público e intervención en la economía que el Gobierno dedicará sus esfuerzos a "apoyar a los ciudadanos" y no a las empresas que sufren una mala situación por haberse embarcado en procesos que no han sido "adecuados" para la economía española.

Acusó a la derecha de intentar "tapar" que la actual crisis proviene de un país, Estados Unidos, y una política, la de la Administración Bush, y recordó que con Bill Clinton la economía norteamericana "creció muy sana". Zapatero aseguró que la crisis estadounidense se debe a la "desregulación", el "vale todo" y al hecho de que se hacían las hipotecas "sin garantías".

En el caso español, aseguró que en los últimos años ha habido "un crecimiento sólido" y unos ingresos públicos "abundantes" y pidió "confianza" en el Gobierno para abordar la actual coyuntura. Aseguró que el Ejecutivo estará del lado de los trabajadores y que continuará aplicando políticas sociales.

El jefe del Ejecutivo manifestó su "plena confianza" en los trabajadores porque han sabido "arrimar el hombre para modernizar un país atrasado", se comprometió a continuar desarrollando políticas sociales y manifestó su convicción de que juntos recuperarán el crecimiento económico y el empleo.

Zapatero abogó por mantener el diálogo social y fijó la lucha contra el paro como la "tarea principal" del Gobierno, si bien advirtió al PP de que, a pesar de sus críticas, seguirá desarrollando sus políticas progresistas. Destacó que España cuenta con un sistema de protección contra el desempleo "fuerte y sólido" y que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social cuenta ahora con más de 56.000 millones de euros, frente a los 15.000 que tenía en 2004 cuando el PSOE regresó al poder.

El presidente del Gobierno dejó claro que la "gran prioridad" es la situación económica y las medidas de apoyo a las familias y las empresas y la lucha contra el desempleo pero pidió que "nadie se equivoque" porque mantendrán medidas de avance en derechos.

OTROS PRESIDENTES NO COMPARECIERON

En respuesta a las críticas de Mariano Rajoy, quien acusó al Gobierno de no hacer nada contra la crisis, Zapatero subrayó que es el único presidente que acude al Parlamento a dar explicaciones y analizar la situación cuando ha habido "problemas serios" e insistió que su Ejecutivo no abandonará las políticas sociales, como la extensión de la educación infantil, que contará con una financiación de 1.000 millones de euros.

Defendió esta medida como una vía para crear más empleo y para mejorar la situación de los niños y se reafirmó en la necesidad de impulsar la igualdad y la conciliación laboral y aprobar una nueva ley del aborto, que mejore la actual en protección de mujeres y profesionales.

Zapatero contrapuso su gestión en material social con la de los Gobiernos del PP y aseguró que cuando llegó a la Moncloa "no había un solo euro" para políticas de atención a personas y en 2009 habrá una partida de 1.000 millones de euros para aplicar la Ley de Dependencia, de la que se benefician 30.000 familias.

HIPOCRESÍA DEL PP CON LA LEY DE INDEPENDENCIA

El presidente del Gobierno denunció el "insólito ejercicio de hipocresía" del PP en relación a la Ley de Dependencia, aseguró que está intentando "boicotear" la norma en las comunidades en que Gobierna y reclamó que proceda a desarrollarla.

También destacó las medidas de apoyo a las familias adoptadas por su Ejecutivo, como los 2.500 euros por nacimiento y los 210 euros de ayuda al alquiler, y aseguró que el aumento de gasto del PIB dedicado a las familias hasta el 1,5 por ciento permitirá que España pueda adoptar convenios con la Unión Europea en esta materia.

El jefe del Ejecutivo apostó por afrontar la situación económica desde el diálogo con patronal y sindicatos y subrayó que si se quiere gobernar "en serio" y "con el viento a favor" no hay que pedir "sacrificios" a los que más esfuerzos dedican, los trabajadores.

EL PP NO DA ALIENTO A ESPAÑA

Zapatero contrapuso la actitud de su Gobierno a la del anterior Ejecutivo del PP, que aprobó "decretazos" y recordó derechos de los trabajadores, y aseguró que quienes ahora "levantan la voz", "no arriman el hombro" y "no dan una sola palabra de aliento". "Aquellos que tanto hablan de España, con sus palabras no dan aliento a la confianza de este país en sí mismo", dijo.

En este sentido, hizo un llamamiento a la confianza por entender que España ya ha demostrado al mundo su capacidad para progresar y lo seguirá haciendo en los próximos años y dejó claro que "los cantos de sirena de los más poderosos" y "los grupos de opinión" no cambiará la forma de actuación de su Ejecutivo. "En mi gobierno cuentan los intereses de la mayoría y la ciudadanía"

El presidente avanzó que el Ejecutivo no aprovechará la coyuntura para apostar por la energía nuclear "a pesar de los cantos de sirena", sino que mantendrá su respaldo a las energías renovables.

Además se reafirmó en una política internacional basada en la defensa de la paz y la ayuda al desarrollo, que llegará al 0,7 por ciento al final de la legislatura