30 de marzo de 2020
9 de enero de 2008

Economía/Motor.- Frape Behr blinda su fábrica de Barcelona para "garantizar la integridad física" del personal

BARCELONA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

La dirección de la empresa de componentes de la automoción Frape Behr en la Zona Franca de Barcelona presentará mañana ante la Generalitat de Catalunya un documento solicitando la autorización para decretar un "cierre patronal" en la planta, lo que significa el cierre de las instalaciones para "garantizar la integridad física de las personas y evitar el deterioro de los materiales", según informaron a Europa Press fuentes de la compañía.

Los responsables de la factoría, que ya han adoptado la medida, decidieron optar por la figura jurídica del cierre patronal ante el estado de "crispación" que existe entre el comité de empresa y la dirección tras la resolución del ERE por parte de la Generalitat --que supone despedir a 92 trabajadores-- que, según certificaron, "ha radicalizado aún más las posturas".

Según Frape Behr, algunas acciones de trabajadores "han puesto en entredicho la seguridad" tanto física como material en la empresa, lo que ha motivado la medida "excepcional" de impedir la entrada de la plantilla.

No obstante, la compañía recordó que este cierre "no tiene por qué implicar un cierre definitivo, sino que perdurará hasta que la situación mejore".

A pesar del anuncio de la empresa, una treintena de trabajadores permanecen encerrados en la fábrica después de que este mediodía los Mossos d'Esquadra se desplazaran para informar al centenar de personas que se encontraban en las instalaciones de que debían abandonar la planta por la decisión de la dirección.

Los 295 miembros de la plantilla, que iniciaron hoy el primer día de huelga indefinida en protesta por la resolución de la Generalitat al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que autoriza el despido de 92 trabajadores, pretendían un encierro en la fábrica como primera acción de protesta dentro de su plan de movilizaciones.

Para el sindicato CNT-AIT, la decisión de cierre patronal de la empresa es "una demostración más" del talante de la dirección de la multinacional alemana "de imponer su criterio por encima de razones o derecho".