24 de noviembre de 2020
1 de abril de 2007

Economía/Motor.- General Motors decidirá en 2010 si produce en serie vehículos de pila de combustible

DUDENHOFEN (ALEMANIA), 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El grupo General Motors, primer fabricante mundial de automóviles, decidirá en 2010 si produce en serie vehículos propulsados por el sistema de pila de combustible, una tecnología que utiliza el hidrógeno como fuente de energía y que sólo emite vapor de agua, en la que la corporación ha invertido más de 1.000 millones de euros desde 1997.

Así lo explicó en un encuentro con la prensa el director de la estrategia de pila de combustible de General Motors en Europa, Lars Peter Thiesen, quien indicó que la empresa trabaja actualmente en el desarrollo de la cuarta generación de la pila de combustible.

Según Thiesen, el desarrollo de la pila de combustible "sólo tiene sentido si se pueden producir vehículo en serie", de forma que esta decisión definitiva se adoptará en 2010 teniendo en cuenta criterios de prestaciones, durabilidad y costes.

Así, explicó que el objetivo debe ser situar los costes en 50 dólares (37,6 euros) por kilowatio. En los actuales motores de propulsión, el coste por kilovatio se sitúa entre 30 y 70 dólares (entre 22,5 y 52,6 euros), en función de la tecnología.

Pero, además de estos factores internos, el desarrollo de esta tecnología requiere el compromiso de otros actores, como las petroleras, las compañías de desarrollo tecnológico y, sobre todo, los gobiernos, ya que es necesario desarrollar sistemas de generación de hidrógeno y estaciones de repostaje, entre otros requerimientos.

General Motors cuenta con un equipo formado por 600 personas que trabajan exclusivamente en el desarrollo de la pila de combustible, distribuidas en cinco instalaciones de todo el mundo, tres en Estados Unidos, una en Alemania y otra en Japón.

La pila de combustible es parte de la estrategia de General Motors en Europa, basada en un impulso de la calidad, de la tecnología y del diseño, así como en la implementación de una estrategia multimarca, todo ello orientado al desarrollo de automóviles pequeños y compactos más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

En cuanto a la estrategia multimarca, el grupo cuenta con Chevrolet como firma de acceso, Opel/Vauxhall como marca de volumen pero con carácter moderno y deportivo, Saab como firma innovadora y respetuosa con el medio ambiente y Cadillac como marca 'premium'.