17 de octubre de 2019
22 de enero de 2009

Economía/Motor.-General Motors recibe el segundo tramo de las ayudas públicas de EEUU, por un importe de 4.200 millones

DETROIT (ESTADOS UNIDOS), 22 Ene. (Reuters/EP) -

El consorcio automovilístico estadounidense General Motors ha recibido el segundo tramo de las ayudas concedidas por el Gobierno del país, por un importe de 5.400 millones de dólares (4.186 millones de euros), destinadas a aumentar su liquidez, según informó hoy la portavoz de la compañía, Renee Rashid-Merem.

"General Motors confirma que ha recibido hoy (por ayer) el segundo tramo del crédito del Tesoro de Estados Unidos", señaló Rashid-Merem, después de que el director general del grupo de Detroit, Fritz Henderson, indicara que su empresa podría haberse visto obligada a hacer frente a la bancarrota si esta inyección económica no se producía.

El Gobierno de Estados Unidos se comprometió a destinar 13.400 millones de dólares (10.390 millones de euros) a la corporación que preside Richard Wagoner en los próximos tres años, con el fin de aumentar su liquidez. La firma había recibido el 31 de diciembre el primer tramo, por importe de 4.000 millones de dólares (3.100 millones de euros) y estaba pendiente de recibir la segunda parte de este crédito.

La concesión de estas ayudas públicas al gigante de Detroit, que comercializó 8,35 millones de coches en todo el mundo en 2008, está condicionada a la presentación periódica de los progresos experimentados en su plan de viabilidad. La compañía informará el próximo 17 de febrero de la evolución experimentada tras la recepción de esta inyección económica.

Henderson, por otro lado, señaló que el pago de este segundo tramo de las ayudas públicas se ha retrasado porque General Motors se vio obligada a presentar información adicional. El ejecutivo de la compañía indicó que General Motors podría haberse quedado sin liquidez si el Gobierno no hubiera aprobado esta inyección económica.

El plan de ayuda a General Motors contempla que la compañía debe solicitar fuertes concesiones a sus acreedores y al sindicato United Auto Workers (UAW) con el fin de recortar su deuda y los costes laborales.

De esta manera, General Motors y sus acreedores han contratado a asesores para que recomienden la forma de reestructurar la deuda de la compañía. La corporación automovilística prevé que esta medida le permita reducir sus deudas en Estados Unidos entre 9.000 y 28.000 millones de dólares (entre 6.976 y 21.705 millones de euros).

Además, el fabricante de automóviles prevé alcanzar un acuerdo con UAW para dividir por la mitad el pago de 20.000 millones de dólares (15.500 millones de euros) que prometió destinar al fondo de seguros sanitarios mediante el ofrecimiento de valores, en lugar de efectivo.