8 de abril de 2020
11 de septiembre de 2008

Economía/Motor.- Paros parciales en las fábricas francesas de Renault tras el anuncio de la supresión de 4.000 empleos

PARIS, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de numerosas fábricas francesas del grupo automovilístico Renault están llevando a cabo paros parciales para protestar contra el plan presentado el pasado martes que prevé la supresión de 4.000 puestos de trabajo en Francia. Los paros no afectan sin embargo a la totalidad de la empresa, según la dirección de Renault.

La ministra de Economía, Christine Lagarde, declaró hoy al respecto que estará "extremadamente atenta" a la aplicación del plan de bajas voluntarias. "Es un asunto sobre el que voy a estar extremadamente atenta. Primero porque tengo raíces normandas y se da la circunstancia de que la fábrica de Sandouville es emblemática en mi región", dijo en la emisora France Inter.

"Y luego, simplemente porque, en tanto que accionista, dado que el Estado tiene todavía aproximadamente el 14% del capital de Renault, nos gustaría saber cómo se aplicará este plan de bajas voluntarias, qué medidas sociales se van a proponer y qué medidas de reindustrialización se tomarán", agregó la titular de Economía.

La central sindical CGT hizo ayer un llamamiento a la huelga en Sandouville y otras fábricas para detener el trabajo durante una o dos horas y hacer concentraciones de trabajadores en el momento en el que la dirección comunicaba a los comités los detalles de las bajas y el número de asalariados afectados en cada sede. La CGT calcula que en total se han movilizado unas 2.000 personas.

Renault presentó hace dos días un plan de supresión de 4.000 puestos de trabajo para adaptarse a la degradación de la coyuntura económica internacional cuyo objetivo es lograr 3.000 bajas voluntarias del personal de la estructura de la empresa a los que se añadirían 1.000 más entre los puestos ligados a la producción de la fábrica de Sandouville, Normandía (Norte de Francia).

Al haber registrado unas ventas por debajo de los objetivos fijados, el grupo se ve asimismo obligado a renunciar a algunos de sus proyectos futuros. Renault tiene previsto anunciar también este mes un segundo plan de ajuste en Europa que afectará a 2.000 trabajadores, 900 de ellos en Francia, según los sindicatos.