1 de diciembre de 2020
20 de abril de 2006

Economía/OPA.- Zapatero dice tras verse con Merkel que una política energética común evitaría la polémica de las OPAs

Ambos mandatarios subrayan que la OPA no minará su relación y anuncian un esfuerzo común por la Constitución Europea

BERLIN, 20 Abr. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y canciller alemana Angela Merkel, garantizaron hoy que la Oferta Pública de Adquisición (OPA) lanzada por la eléctrica alemana E.ON sobre la española Endesa no empañará sus buenas relaciones, y ambos anunciaron que cooperarán en un empeño común: resucitar la Constitución europea, dado que ambos son los dos únicos países grandes de la UE que la han ratificado -Alemania por vía parlamentaria y España en referéndum--.

En una breve comparecencia ante la prensa antes de cenar en la sede de la Cancillería alemana, el jefe del Gobierno español dijo además que si la UE tuviera una política energética común, no habría tantos movimientos y ofertas de compra de unas empresas sobre otras, o al menos éstos no serían tan polémicos.

Aunque la OPA de E.ON no era uno de los temas principales de la reunión de hoy en la agenda de Moncloa, la canciller confirmó que hablaron de ello en el encuentro de media hora que tuvieron antes de responder a las preguntas de la prensa, y aseguró que fue "una conversación muy amistosa" y que este tema "no causa ningún problema en absoluto", aunque ante un caso como este pueda haber "diferentes posiciones".

"E.ON como empresa privatizada ha lanzado una oferta a una española, esta oferta ahora hay que considerarla según las reglas vigentes para que esto no sea un problema para las relaciones bilaterales", resumió Merkel.

También Zapatero situó la operación "en el ámbito de la iniciativa privada" y agregó que "aunque el Gobierno español tiene lógicamente algo que decir" esto se hará con "con el respeto a las reglas del juego de la UE". Precisamente, la Comisión Europea informó hoy de que hasta mayo no decidirá si expedienta a España por el real decreto que amplió las funciones de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y en virtud de las cuales analizará la OPA de E.ON.

El jefe del Ejecutivo -que tuvo un pequeño lapsus y habló de OPA sobre Gas Natural_insistió también en que las relaciones bilaterales "son buenas, van a ser mejores cada día" y se mostró convencido de que de toda esta polémica saldrá "seguramente un resultado positivo en los intereses compartidos" que los dos países tienen como europeos, sobre todo en el sector energético.

CONSTITUCIÓN EUROPEA

Los dos gobernantes confirmaron además su voluntad de poner todo su potencial político en la UE en intentar recuperar la Constitución Europea. El Gobierno Zapatero, dijo éste, trabajará "intensamente con el de la canciller para aprovechar la primera oportunidad que se tenga de recuperarla". Zapatero dejó claro que ambos países tienen "voluntad constitucional europeísta" y que todas las políticas europeas -mencionó la recuperación económica, la política exterior y la energética_y todos los "nuevos desafíos" se "abordarán mejor si tenemos un proceso constitucional". También a juicio de Merkel, que presidirá la UE desde enero de 2007, Europa necesita este proceso.

El presidente dejó claro además su empeño en respaldar a Alemania en los asuntos europeos, recalcando que es el país con más grande del club, que ha hecho "contribuciones decisivas" a la construcción europea y que siempre ha tenido un "magnífico comportamiento" con España.

Zapatero calificó de "absolutamente prioritarias para España" las relaciones con Berlín, y Merkel confirmó esa idea, poniendo como ejemplo que 10 millones de alemanes pasan sus vacaciones en España cada año y que Alemania es el segundo socio comercial español. La canciller tildó además de "muy importante" el papel de España en las relaciones euromediterráneas y dejó patente su apoyo al Proceso de Barcelona, considerando de "gran importancia estratégica" la relación con los vecinos del sur.

POLÍTICA ENERGETICA

Zapatero expuso su tesis de que toda la UE quiere una política energética europea común porque hay problemas de abastecimiento, de seguridad y de medio ambiente y apuntó que "quizá porque queda mucho terreno por hacer sucede que situaciones como los procesos de adquisición de unas empresas por otras siempre generan cierta tensión".

"Quizá todo este proceso de movimiento de las empresas privadas, que los gobiernos tenemos que analizar y seguir dentro del respeto a las reglas son la consecuencia de una falta de una política energética común que seguramente la UE debería haber construido desde hace algún tiempo", apostilló.

"Si tuviéramos una política energética común bien construida no habría ningún problema en concreto", aseguró el dirigente español, quien aprovechó para recordar las "singularidades" del sector energético, como el hecho de España carece de interconexiones -sólo un 2,7% del consumo procede de la interconexión con Francia_y que es, junto con Reino Unido, el único país que tiene todas las empresas eléctricas privatizadas.

"Hay un buen numero de países europeos que de una u otra manera tienen una presencia pública, control público con lo que ello representa desde el punto de vista del juego del mercado", dijo sin apuntar explícitamente al país anfitrión.

Merkel, por su parte, aseguró que "no hay divergencias" en el objetivo de una política energética común, pero dejó claro que las preocupaciones por los sectores energéticos nacionales son algo común cuando se le preguntó por las intenciones del gigante ruso Gazprom de entrar en empresas eléctricas europeas.

"Nuestras empresas eléctricas son en gran medida privatizadas, tienen que tomar sus decisiones empresariales", dijo la canciller, pero añadió que todos los países tienen que aceptar el libre comercio y la libre circulación de capitales: "No podemos decir claramente eso no nos gusta, sí queremos estar a favor del libre comercio pero hay que verlo todo en un contexto", apuntó.