5 de marzo de 2021
14 de marzo de 2008

Economía/Pesca.- Bruselas presenta un plan para un mayor control de los Estados sobre el exceso de pesca del atún rojo

BRUSELAS, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea anunció hoy el lanzamiento de una campaña a gran escala en la Unión Europea para prevenir el exceso de pesca de atún rojo en el mar Mediterráneo que repiten varios Estados miembros en los últimos años. La campaña deberá garantizar el cumplimiento completo del plan de recuperación acordado por Bruselas con la Comisión para la Conservación de los Atunes Atlánticos (ICCAT) en 2006.

Esta iniciativa aunará los recursos de los principales siete Estados miembros involucrados en la pesca --España, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Malta y Portugal_y abarcará todas las etapas en la cadena de mercado, incluidos los controles marítimos, en tierra y explotación de engorde.

A pesar de las nuevas acciones contra la sobrepesca, el Ejecutivo comunitario advirtió hoy de que las medidas de control no serán suficientes para garantizar la pesca sostenible hasta que los Estados miembros hagan frente al "exceso de flota que faena en la región buscando atún rojo". Esta semana, la organización ecologista World Wildlife Fund (WWF) publicó un informe en el que alertaba de la amenaza para la pesca que supone el crecimiento de la flota y abogó por un recorte del número de embarcaciones.

El comisario de Pesca y Asuntos Marítimos, Joe Borg, celebró la "colaboración" entre los Estados miembros "para organizar un esfuerzo de control común". Además, pidió "coraje y determinación" de los países para seguir avanzando en esta materia y lograr así el "equilibrio" entre la capacidad de pesca y las posibilidades.

El Ejecutivo comunitario hará "todo lo que pueda" para ayudar a los Estados miembros en sus esfuerzos por devolver la pesca a una "sostenibilidad ecológica, económica y social". Además, informó de que hay fondos públicos disponibles del Fondo de Pesca Europeo para los propietarios y tripulación de embarcaciones que se vean afectados por el recorte de flota y que también existe apoyo financiero para ayudar a las comunidades pesqueras implicadas a diversificar sus economías.

Hasta que no se reduzca el exceso de flota a niveles sostenibles persistirá el problema y por ello el nuevo plan de desarrollo supone un esfuerzo "sin precedentes" en cuanto a la escala de las operaciones y al despliegue técnico que implica.