15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 29 de julio de 2009

    Economía/Pesca.- Bruselas propone un plan para garantizar a largo plazo la población de anchoa en el Golfo de Vizcaya

    Defiende calcular las cuotas antes del inicio de la campaña de pesca a través de una fórmula matemática y no a través de la negociación

    BRUSELAS, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Comisión Europea propuso hoy un plan para garantizar a largo plazo la gestión de la población de anchoa en el Golfo de Vizcaya con el objetivo de mantener dicha población "en un nivel que haga posible su explotación sostenible" y "garantice al mismo tiempo la estabilidad y rentabilidad del sector pesquero".

    Los ministros de Pesca de la Unión Europea aceptaron en junio mantener la veda de anchoa en el Golfo de Vizcaya al menos hasta el próximo mes de diciembre, a la espera de conocer la opinión científica sobre los niveles de población de la especie.

    La pesquería lleva cerrada desde 2005 debido a la falta de "señales de recuperación" de esta especie de vida corta. Por su parte, el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) ha aconsejado mantener hasta el 30 de junio de 2010 dicho cierre.

    El comisario de Pesca, Joe Borg, admitió hoy confiar "plenamente en que el nuevo plan, con su innovador enfoque, logrará restablecer la buena salud de la pesquería, sobre todo porque ha venido impulsado en gran medida por el propio sector y por los científicos".

    El comisario reconoció en un comunicado que el cierre continuado de que la pesquería del Golfo de Vizcaya desde 2005 constituye "un hecho negativo tanto para la población de esa especie como para los pescadores que viven de ella".

    ASIGNAR CUOTAS DIRECTAMENTE A LOS ESTADOS.

    En su plan, el Ejecutivo comunitario propone que "las posibilidades de pesca anuales se fijarán basándose en el dictamen científico" que reciba Bruselas "justo antes de iniciarse la campaña pesquera, el 1 de julio de cada año" y, por otra parte, asignarle "directamente" a cada Estado sus cuotas en el mes de junio.

    Actualmente, la Comisión Europea propone a los Estados miembros en diciembre el total de capturas admisible de manera provisional y posteriormente los ministros de Pesca de la UE negocian en su reunión de diciembre cada año el reparto de las cuotas.

    Con el sistema en vigor actual, la propuesta de la Comisión Europea puede ser posteriormente modificada si el Comité Científico, Técnico y Económico para Pesca (STECF), por sus siglas en inglés) que asesora al Ejecutivo comunitario determina que es necesario una reducción en el dictamen que elabore en el mes de junio del año siguiente.

    Bruselas propone ahora que el total de capturas admisibles para la anchoa del Golfo de Vizcaya se fije "directamente cada año tan pronto como el STECF haya emitido su consejo sobre los niveles de biomasa" de la especie, antes del inicio de la campaña de pesca.

    Asimismo, plantea asignar "directamente" a los Estados miembros --90% del TAC para España y el 10% para Francia-- sus cuotas individuales para cada campaña de acuerdo con una fórmula matemática que permitiría "determinar las posibilidades de pesca de cada campaña a partir de los datos científicos disponibles".

    LA FÓRMULA.

    La fórmula, que ha sido elaborada contemplando distintos escenarios de población de aquí a diez años y prevé una cláusula para revisarla en un plazo de tres años o si los puntos de referencia biológica de la especie cambian, prevé el cierre automático de la pesquería cuando la población de la especie con capacidad reproductiva "sea igual o inferior a las 24.000 toneladas".

    Asimismo, fija en 7.000 toneladas el "límite" del total de capturas admisibles cuando la biomasa de la especie se sitúe entre las 24.000 y las 33.000 toneladas que marcan el denominado nivel de precaución para la especie. Si la biomasa supera el nivel de precaución, el TAC se fijará en el 30% del nivel actual de biomasa y el límite máximo seguirá fijado en las 33.000 toneladas.

    La Comisión espera que la fórmula propuesta empiece a aplicarse "el año que viene", explicaron fuentes comunitarias. Los ministros de Pesca de la Unión Europea abordarán esta propuesta en su reunión de "octubre o noviembre".

    Las fuentes consultadas se mostraron confiadas en que los Estados miembros respaldarán esta propuesta al asegurar que la Comisión ha trabajado "codo con codo" tanto con el sector como con los Estados miembros a la hora de elaborar su propuesta.

    CONTROLES.

    La propuesta de Bruselas también prevé "normas especiales" para conceder licencias de pesca, sistemas de control de barcos pesqueros y controles de los esfuerzos y capturas de pesca y, por otra parte, fija "la base para definir un programa de acción nacional de control y objetivos específicos de inspección de la reserva de anchoa".

    Asimismo, Bruselas propone "asistencia financiera" a cargo del Fondo Europeo de Pesca en caso de que la pesquería se cierre o los niveles de biomasa estén por debajo de las 33.000 toneladas.