2 de marzo de 2021
11 de septiembre de 2008

Economía/Pesca.- Gobierno cántabro dice que el acuerdo con País Vasco supone una "mejora sustancial"

Considera que el presidente de la Federación de Cofradías debe asumir sus responsabilidades "en los momentos difíciles"

SANTANDER, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, Jesús Oria, ha reiterado hoy que el acuerdo de pesca en aguas interiores del País Vasco establece las mismas condiciones para todas las flotas del Cantábrico y además va a suponer una mejora "sustancial" para los pesqueros cántabros a partir del 15 de septiembre.

Por ello, afirmó que le "ha sorprendido" la actitud del presidente de la Federación de Cofradías de Cantabria, Manuel Vinatea, y señaló que éste debe asumir las responsabilidades de su cargo también en los "momentos difíciles"

Oria afirmó que la actitud de Vinatea ha sorprendido "incluso" a algunos patrones mayores de las cofradías y, sobre sus críticas a que se haya dejado en manos de los pescadores la decisión de elegir a los siete barcos que van a poder faenar en aguas vascas, consideró que "no es de recibo" que el presidente de la Federación quiera trasladar a sus representados "sólo los aspectos positivos y las cuestiones no problemáticas" después de las reuniones con la Consejería.

"El sentido de la responsabilidad que lleva o debe llevar aparejado cualquier cargo hace necesario asumir también los momentos difíciles y las cuestiones problemáticas", dijo el consejero, para quien aunque es "humano" que se quieran trasladar aspectos como el pago de subvenciones o ayudas, "también hay que asumir y dar la cara con responsabilidad ante el sector cuando las noticias no son tan positivas".

Oria señaló que, aunque no las comparte, es "respetuoso" con las declaraciones hechas por Vinatea, pero las mismas "no se ajustan" a la actitud que el representante de los pescadores mantuvo en la reunión con los responsables de la Consejería, en la que, según dijo, se comprometió a trasladar el acuerdo y a intentar "buscar fórmulas" en relación con las licencias de los siete barcos que podrán faenar en el País Vasco.

En ese encuentro, según Oria, la Consejería expuso además la posibilidad de llevar a cabo paradas biológicas subvencionadas a algunas embarcaciones.

El consejero, que compareció en rueda de prensa con el director general de Pesca, Fernando Torrontegui, con el fin de "profundizar" en algunos aspectos del acuerdo, destacó que la restricción en el País Vasco "no es más que un episodio más" ante el actual estado de las pesquerías, que "están soportando" un esfuerzo pesquero que obliga a adoptar este tipo de medidas, como también ha hecho Cantabria, que ahora en estos momentos decide igualmente si deja o no pescar a los barcos de otras comunidades autónomas. "La cuestión está meridianamente clara", recalcó.

En este sentido, Torrontegui precisó que Cantabria tiene restricciones de pesca en sus aguas interiores desde el año 2001. "Todo está así y lo que ha hecho el País Vasco, lo ha hecho también la Administración del Estado, nosotros y todo el mundo", recalcó. Por ello, admitió su extrañeza por "la importancia terrible" que se ha dado ahora a este asunto.

Al respecto, Oria puntualizó que los informes que la Consejería ha encargado al Instituto Oceanográfico, el Museo Marítimo o la Universidad de Cantabria son para conocer la situación actual de la pesquería y abordar un nuevo plan de gestión. "Será nuestra nuestra segunda vuelta de tuerca", subrayó.

CUATRO PREMISAS

En relación con el acuerdo, explicó que para la Consejería existen cuatro premisas "ciertas, inapelables e indiscutibles". En primer lugar la capacidad que tienen las comunidades autónomas de legislar en sus aguas interiores; que la reducción del esfuerzo pesquero un 80 por ciento en aguas vascas es igual para las cuatro flotas de cerco del Cantábrico; que no existe discriminación entre flotas; y que la situación a partir del 15 de septiembre "puede ser sensible y sustancialmente mejor que la actual", dado que desde el 1 de julio ningún pesquero cántabro ha podido pescar en el País Vasco.

En este sentido, destacó que desde el primer momento el sector pesquero trasladó a la Consejería que en las conversaciones con el Gobierno vasco no se produjera "discriminación" ente flotas a la hora de reducir la pesca. "Ese ha sido siempre nuestro objetivo", señaló el consejero, como "prueba" el hecho de que todas las flotas van a reducir por igual la pesca a partir del próximo día 15, dijo.

Respecto a las restricciones que rigen en Cantabria, explicó que están contenidas en una orden del 29 de junio de 2001, y señaló que el número de barcos vascos que pescan en aguas interiores cántabras es "muy inferior" a las solicitudes que presentan, es decir "las piden, pero luego no vienen".

El acuerdo alcanzado por las cuatro comunidades del Cantábrico concede 7 permisos de pesca a Cantabria, 3 a Galicia, 15 al País Vasco, y ninguna a Asturias, ya que sus barcos no faenan en esas aguas.

Además, los 19 embarcaciones de artes menores de Castro Urdiales podrán seguir faenando en las mismas condiciones. Según el consejero, este reparto se ha hecho de acuerdo con las licencias concedidas en los años 2006 y 2007.

Por último, y preguntado por la falta de información a los medios de comunicación acerca de la reunión que sobre este tema mantuvo recientemente con su homólogo vasco, Gonzalo Sáenz de Samaniego, Oria señaló que se celebró en Castro Urdiales y fue "secreta" a petición del Gobierno vasco, a lo que el cántabro accedió, ya que lo que quería era "avanzar" en la negociación, y fue después cuando se informó a la prensa.

"Lo que nos interesa es solucionar las cuestiones del sector y trasladar los resultados a los medios de comunicación", precisó el consejero, quien consideró que esta forma de actuar se hace muchas veces y se informa a los medios a través de una nota de prensa.