21 de noviembre de 2019
31 de enero de 2008

Economía/Pesca.- El nuevo Plan de Gestión del Mediterráneo regula el palangre en superficie y afecta a 1.322 pesqueros

El plan mantiene la regulación de la pesca de arrastre y cerco, sobre las que fija vedas temporales de pesca

PALMA DE MALLORCA, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Plan Integral de Gestión para la conservación de los recursos pesqueros en el Mediterráneo, que entrará en vigor el próximo 15 de febrero con una duración de dos años, incluirá la regulación de la pesca de palangre en superficie, una modalidad para la que se establecerá una veda en dos periodos distintos a lo largo del año y que afectará a un total de 140 embarcaciones --la mayor parte de Andalucía-- que faenan en aguas del Mediterráneo utilizando esta modalidad.

Así lo manifestó hoy el secretario general de Pesca Marítima del Ministerio de Agricultura y Pesca, Juan Carlos Martín Fragueiro, quien presentó hoy en Palma el nuevo plan, que recoge numerosas medidas que tienen como objetivo la sostenibilidad de los recursos, por recomendación del Instituto Español de Oceanografía (IEO), del sector y de las Comunidades Autónomas.

La principal novedad es que el nuevo plan incluye la regulación de la pesca de palangre de superficie --modalidad compuesta por varios cordeles gruesos de los que cuelgan los anzuelos--, un arte para el que se establecen dos periodos de veda, uno del 15 de octubre al 15 de noviembre y otro en el mes de abril. Asimismo, se establece un periodo máximo de actividad de 240 días al año, con un límite de 24 días por mes.

Sobre esto, Martín subrayó que también se recogen las características de los aparejos de pesca y la previsión de una implantación progresiva del sistema de palangre americano --similar al de superficie, pero con una mayor mecanización--, lo que permite un incremento de la selectividad de las capturas, ya que el palangre en superficie provoca en ocasiones pescas accidentales, a pesar de ser un arte que se centra en la captura de túnidos y pez espada.

El secretario general señaló también que en el Plan de Gestión se establecen los objetivos mínimos de reducción de flota, que se marca en las tres modalidades en un diez por ciento en dos años, con el objetivo de ajustar la capacidad de la flota a los recursos disponibles "con el fin de evitar situaciones de sobrexplotación". "Este plan es mucho más ambicioso que el anterior y servirá a todas las regiones del Mediterráneo" recalcó Martín.

OTROS PUNTOS.

Asimismo, el nuevo plan fija también el establecimiento de vedas temporales de pesca, específicamente diseñadas para el arrastre y el cerco, y con variables en el tiempo dependiendo de la zona geográfica donde se establecen. En este sentido, se fijan limitaciones par ala pesca en relación con los distintos fondos de la costa Mediterránea.

En esta línea, se establecen los límites de capturas para especies pelágicas, como el boquerón y la sardina, así como la prohibición de la pesca de cerco en determinadas áreas de alevinaje del boquerón, que permitan el desarrollo de estos alevines.

También se recoge la prohibición "estricta" de pescar con redes de arrastre y de cerco en fondos cubiertos de posidonia, así como en fondos coralígenos, al tiempo que se establecen los horarios de pesca y un límite de actividad pesquera por semana.

MÁS DE 1300 EMBARCACIONES.

El secretario general explicó que el Plan afecta sólo a las comunidades que se encuentran a orillas del Mediterráneo, y explicó que existen ya otros textos que regulan la pesca en el golfo de Cádiz, en el Cantábrico y en la zona del Atlántico, centrándose en la recuperación de merluza, cigala, y el pulpo en Galicia.

Según los datos ofrecidos por Martín, el plan afectará a 276 embarcaciones que se dedican a la pesca de cerco --105 en Andalucía, 12 en Baleares, 100 en Catalunya, 28 en Murcia y 32 en la Comunidad Valenciana--, a un total de 906 que se dedican a la pesca de arrastre --157 en Andalucía, 54 en Baleares, 331 en Catalunya, 33 en Murcia y 331 en la Comunidad Valenciana, y a los 140 barcos que se dedican a la pesca de palangre, siendo la mayor parte de ellos de Andalucía.