21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 9 de diciembre de 2014

    El PSOE exigirá hoy que el Gobierno persiga a los "especuladores" que se aprovechen del veto ruso

    MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El PSOE exigirá este martes a la Comisión de Agricultura del Congreso que inste al Gobierno a adoptar una serie de medidas, a nivel nacional y comunitario, ante el veto ruso a ciertas exportaciones agroalimentarias procedentes de la UE, como por ejemplo que persiga los "especuladores" que intenten aprovecharse de esta situación y que asuma las compensaciones por pérdidas de los afectados, completando así las cantidades que Bruselas pondrá sobre la mesa.

    En la iniciativa, que recoge Europa Press, los socialista se refieren a la decisión del presidente Vladimir Putin de cerrar durante un año las fronteras de Rusia a las exportaciones agroalimentarias de varios países, entre ellos los de la UE, en respuesta a las sanciones occidentales impuestas por la crisis de Ucrania.

    "Estamos ante una crisis alimentaria de grandes dimensiones que exigiría medidas más contundentes de las que se han tomado hasta ahora", cree el portavoz socialista de Agricultura, Alejandro Alonso, recordando que Rusia es el primer mercado para las exportaciones agroalimentarias de la UE por lo que el cierre de fronteras puede conllevar importantes pérdidas para el sector.

    ESPAÑA, SEXTO AFECTADO

    En concreto, España es el sexto estado miembro más afectado por esta situación, con unas exportaciones superiores a los 786 millones de euros en 2012 y a los 581 millones el año pasado, y unos intercambios muy importantes en los subsectores de frutas y hortalizas y carne.

    Además, el principal partido de la oposición recuerda que el problema no es sólo la imposibilidad de vender en la Federación sino también el efecto sobre los precios en otros mercados que tendrá la acumulación de producción. "A partir de ahí, las actuaciones abusivas de los operadores de la cadena alimentaria y la caída de márgenes comerciales pueden llevar a la ruina de productores e industriales", advierte.

    En estas circunstancias y ante la "evidencia de que las medidas adoptadas no han tranquilizado ni a los mercados, que están en caída libre en algunos productos, ni a los productores", el PSOE exige al Gobierno que tome medidas específicas que complementen a las líneas de actuación puestas en marcha por la Comisión Europea, que afectan únicamente a la retirada de algunos productos.

    SEGUIMIENTO DE PRECIOS

    Así, Alejandro Alonso propone en concreto que el Ministerio de Agricultura haga un "seguimiento minucioso" de los precios de los productos afectados, persiguiendo a los "especuladores" y "evaluando periódicamente las pérdidas ocasionadas". En este sentido, el Gobierno debería asumir también la compensación de las pérdidas, complementando las ayudas europeas.

    Además, los socialista piden créditos de capital circulante con intereses bonificados para sufragar los costes de producción hasta la próxima temporada, planes de reestructuración de deuda e intereses, asumir el coste de los avales y del asesoramiento para otras medidas de carácter financiero, adecuar los módulos del IRPF a la pérdida de ingresos que sufran los productores, rebajarles las primas de los seguros agrarios o compensar las pérdidas de jornadas laborales a los trabajadores afectados.

    En paralelo se debería trabajar también --tanto a nivel nacional como europeo-- para abrir nuevos mercados a los productos vetados así como crear un Plan de Medidas para el Fomento de Exportaciones, incluyendo vías específicas de promoción y reducción de trabas administrativas.

    A nivel europeo, el PSOE conmina al Gobierno a que trabaje por un aumento de los recursos económicos destinados a las compensaciones, por una ampliación de la lista de productos afectados, por medidas para paliar las caídas de precios en origen, o por otras vías de intervención directa en los mercados "con apoyos específicos como restituciones a la exportación o para el almacenamiento privado".

    Asimismo, se propone realizar de manera inmediata una campaña de fomento del consumo de productos europeos, tanto dentro de la UE como en terceros países, y asegurar que el Ejecutivo comunitario haga un seguimiento "minucioso" de la evolución de los mercados para poder tomar medidas preventivas.

    Para leer más