30 de mayo de 2020
23 de enero de 2008

Economía.- Roca niega que vaya a haber recortes en su planta de Sevilla, ante ERE llevado a cabo en Barcelona y Madrid

Los trabajadores advierten de que en la planta de Alcalá de Guadaíra también hay stocks

SEVILLA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La compañía Roca aseguró hoy que ha pedido la realización de un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal para sus empleados de la planta de Alcalá de Henares (Madrid) por "problemas puntuales de superproducción", como ya ocurriera a final de 2007 en su fábrica de Gavà (Barcelona), pero que "no prevé" que estos recortes lleguen a las instalaciones de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), ya que sólo está afectando a "plantas con grandes stocks".

Fuentes de la firma explicaron a Europa Press que el ERE de la planta madrileña afectará a un 16% de la plantilla, lo que supone que, durante un año, alrededor de 128 empleados cobrarán en torno al 90% de su sueldo, "a la espera de ser reincorporados a la fábrica tras dicho periodo".

La empresa achacó dicha superproducción a los problemas por los que el mercado de la vivienda está atravesando, con una importante bajada en la construcción, y que ha repercutido "inevitablemente" en el sector cerámico.

UNA SITUACIÓN "PREVISIBLE".

Por su parte, los trabajadores de la planta de Roca en Alcalá de Guadaíra indicaron a Europa Press que esta situación "era previsible y se veía venir desde hace meses" y recordaron que en noviembre ya apuntaron a un recorte de producción del 20%, que Roca negó, así como la consecución de despidos derivados de dicha disminución.

En este sentido, previeron que, tras el año recogido en el ERE temporal, los empleados "tendrán que esperar mucho más tiempo para su reincorporación, ya hay un exceso de empleados, derivado en parte por una gran inversión tecnológica, que provoca la necesidad de una menor mano de obra".

Asimismo, subrayaron que en la planta sevillana también existe un "importante stock" en sus almacenes, debido, no sólo a la bajada de la construcción, sino también a la "llegada de piezas del exterior, que se acumulan en las instalaciones alcalareñas".

Por último, insistieron en que es "una vergüenza" que se realice un expediente de regulación, "teniendo en cuenta que el año pasado la firma presentó una memoria de gestión con beneficios increíbles".