26 de septiembre de 2020
30 de mayo de 2008

Economía.- Siete compañías españolas participan en un proyecto sobre el potencial energético del hidrógeno

Los 27 aprueban el marco para regular los proyectos de investigación conjunta de pilas de combustible e hidrógeno

BRUSELAS, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Siete compañías españolas -Acciona, Ajusa, Biogasfuelcell, CLM Hidrógeno, Gamesa, Hynergreen (filial de Abengoa) y NTDA Energía--, participarán en un gran proyecto de investigación conjunta sobre el potencial energético del hidrógeno en la Unión Europea. La Comisión Europea publicará por su parte las primeras convocatorias para proyectos que quieran beneficiarse de financiación comunitaria después del verano.

Las siete compañías españolas forman parte de la agrupación de firmas industriales New Energy World que participan en esta iniciativa. En total, 60 compañías activas en el sector energético y tecnológico en la UE participarán en el JTI. La empresa española NTDA Energía es una de las cinco empresas europeas que además tiene representación en el Consejo Ejecutivo de la JTI, según confirmaron fuentes diplomáticas españolas.

Asimismo, un total de 49 organizaciones y centros tecnológicos, entre ellos 9 españoles y una universidad --la de Alicante-- formarán parte de la agrupación de empresas de investigación que participarán en la iniciativa.

Los centros tecnológicos españoles son la Asociación de Investigación de la Industria del Juguete, Conexas y Afines (AIJU), el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), el Centro de Investigación Tecnológica en Electroquímica (CIDETEC), el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados (IMDEA), el Centro Tecnológico de Materiales INASMET, Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el Instituto Tecnológico de Materiales ITMA y la Xarxa de Materials Avançats per al'Energia de la Generalitat de Catalunya (XARMAE) y el centro tecnológico DIDAUT.

La iniciativa tecnológica conjunta (JTI por sus siglas en inglés) contará con un presupuesto de 430 millones de euros de las arcas comunitarias para los próximos seis años. Bruselas espera que el sector privado contribuya una cantidad similar para potenciar la investigación de las pilas de hidrógeno y de combustible con la intención de acelerar su comercialización en Europa, prevista para 2010-2020.

EUROPA, EN LA 'POLE'

A juicio del comisario de Ciencia e Investigación del Ejecutivo comunitario, Janez Potocnik, "la iniciativa tecnológica conjunta de pilas de combustible y de hidrógeno representa un hito importantísimo en la manera en que la Unión Europea lleva a cabo investigación específica en asociación con la industria".

Asimismo, consideró que la iniciativa aumentará "el número de recursos totales disponibles para I+D y permitirá una mejor coordinación de los Programas Nacionales y Regionales" de investigación en el área en el conjunto de Europa, lo que debería llevar a Europa "a encabezar la 'pole' en la carrera para el desarrollo y empleo de estas nuevas tecnologías en poco tiempo".

Los principales objetivos de esta iniciativa tecnológica conjunta serán los de potenciar la aparición de productos y tecnologías de hidrógeno y pilas de combustible en el mercado europeo, colocar a Europa a la cabeza mundial en este sector de investigación y atraer con garantías la inversión pública y privada al mismo, así como impulsar también la financiación industrial en este campo.

OBJETIVO, COMERCIALIZAR PILAS DE HIDRÓGENO EN 2010

En última instancia, el proyecto pretende "acelerar" el desarrollo de pilas de hidrógeno y combustible en Europa, de forma que puedan empezar a comercializarse entre 2010 y 2020. La Unión Europea quiere potenciar esta tecnología por su "potencial para convertirse en una alternativa viable" a otras formas de energía tradicionales, gracias a su potencial también para luchar contra el cambio climático.

El uso de sistemas energéticos basados en el hidrógeno para el sector automovilístico podría reducir el consumo total de combustible en un 40% en el sector del transporte por carretera de aquí al 2050. Asimismo, la reducción de emisiones de CO2, atribuido a dicho sector, podría rebajarse a la mitad en 2050, según datos que maneja el Ejecutivo comunitario.

La JTI se constituirá como un "elemento importante" del Plan Tecnológico Energético Europeo (SET-plan), cuyo objetivo es contribuir a acelerar el desarrollo y comercialización de tecnologías bajas en emisiones de carbono y que servirá de ejemplo para establecer próximas iniciativas industriales europeas, previstas en el plan.

Los ministros de Investigación de la Unión Europea adoptaron este viernes, en el Consejo de ministros de Competitividad de la UE, el marco comunitario para regular la coordinación de la JTI, aprobada por los Veintisiete el pasado 25 de febrero. La regulación pretende facilitar la coordinación de la investigación conjunta por parte de Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) y de grandes empresas europeas que quieran investigar en este campo.

POTENCIAL DE LA REGIONES Y LA CONCILIACIÓN FAMILIAR

Por otra parte, los ministros admitieron la necesidad de "aumentar la capacidad de las regiones en toda Europa para acceder, emplear, construir y operar infraestructuras modernas para la investigación" en el conjunto de la UE, infraestructuras que resultan "clave" para impulsar el espacio europeo de investigación (ERA por sus siglas en inglés), según refleja el texto de conclusiones adoptado por los Veintisiete.

En él, reconocieron la necesidad de "reforzar la infraestructura de investigación de interés paneuropeo, la infraestructura virtual científica y el lanzamiento de nuevos centros de investigación de nueva generación pioneros", así como la importancia que tienen las regiones como "motor para liderar el impulso de una sociedad basada en el conocimiento".

Asimismo, los titulares de Industria de la UE analizaron en su reunión la necesidad de poner en marcha iniciativas que impulsen "condiciones laborales flexibles en el ámbito científico" de manera que el sector "estimule" el interés de mujeres y hombres estudiar y trabajar en "todos los ámbitos científicos", al tiempo que reconocieron la "necesidad de aumentar el role de las mujeres en los altos órganos de decisión" científica.