20 de mayo de 2019
  • Domingo, 19 de Mayo
  • Viernes, 17 de Mayo
  • 4 de junio de 2008

    Economía/Telecos.- Un usuario español paga 200 euros anuales más que un francés por la conexión a Internet, según OCU

    MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

    España se sitúa entre los países europeos con las conexiones a Internet más caras y lentas, ya que un usuario español paga 580 euros anuales con la tarifa más barata, lo que supone 200 euros más que uno francés, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

    Bélgica, con un coste medio anual de 645 euros, y Reino Unido, con 601 euros al año, figuran en los dos primeros puestos del 'ranking', mientras que por detrás de España se situán: Portugal (556 euros), Italia (470 euros), Países Bajos (419 euros), Alemania (419 euros) y Francia (389 euros).

    Para realizar este informe, la OCU ha seleccionado las ofertas más baratas en ADSL con o sin bucle desagregado, la más barata de cable y la mejor oferta del antiguo monopolio y ha tenido en cuenta diferentes perfiles de consumidores.

    Cuatro de cada diez hogares españoles disponen de una conexión a Internet, que, según la organización de consumidores, sitúa a España bastante por debajo de la media europea, que se encuentra actualmente en un 54%.

    La OCU achacó esta situación a la desigualdad de los usuarios ante Internet, ya que "sólo unos privilegiados tienen acceso a las redes de más de un operador, y gracias a ello, a la competencia, mientras que algunos internautas están atados al antiguo monopolio, pues sólo tienen acceso a la red de Telefónica y a los productos que revenden operadores alternativos".

    Además, según la OCU, un tercer grupo ni siquiera tiene acceso a la banda ancha, y las soluciones que se les ofrece son "deficientes y caras".

    La OCU destacó que, en general, la posición española es mejor en paquetes (voz y banda ancha) que en los accesos independientes, pero aún así percisó que en casi todos los países se encuentra accesos más económicos y con velocidades más altas que las que se ofrecen en España.

    Por último, pidió a las autoridades que actúen para acabar con la discriminación en el acceso a Internet de un numeroso grupo de consumidores y tomen medidas eficaces para reducir el precio final que deben pagar los consumidores.