14 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

Economía.- Los trabajadores de Martinsa Fadesa piden reanudar las obras en San Mateo de Gállego con la plantilla inicial

ZARAGOZA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Comité de empresa de Martinsa Fadesa en Aragón ha reclamado que la reanudación de las obras pendientes de ejecución de esta compañía se hagan con la plantilla inicial del proyecto que se iba a realizar en San Mateo de Gállego (Zaragoza).

Así, en un comunicado, consideran "inadmisible" el planteamiento del Plan de viabilidad de la empresa que pretende externalizar los trabajos del proyecto de San Mateo de Gállego, a partir del 12 de abril, fecha en la que, de acuerdo a este plan, se deben reanudar las obras.

El pasado 12 de febrero, la empresa presentó un expediente de regulación de empleo, "sin el acuerdo de los sindicatos", que dejaba la plantilla en Aragón con tres empleados (antes del 30 de julio la plantilla era de 48 personas), explica el Comité.

El proyecto de San Mateo de Gállego, "uno de los de más envergadura a nivel nacional" con la construcción de 3.000 viviendas, suponía un volumen de trabajo que aseguraba la continuidad de los puestos de trabajo en esta delegación durante varios años, apuntan.

De este proyecto, actualmente están en marcha cuatro promociones con 448 viviendas y 327 parcelas, de las cuales hay un 70 por ciento vendido, además de las obras de urbanización necesarias para su puesta en servicio.

En su opinión, "la solución lógica sería reiniciar estas obras con las personas que las han ejecutado anteriormente, lo que permitiría asegurar a la empresa el plazo y el coste comprometido para estas obras, que no se podrán conseguir en el caso de una externalización de los trabajos".

Sin embargo, el pasado 12 de febrero la empresa presentó "sin previo acuerdo con los sindicatos, ni representantes de los trabajadores", un tercer ERE, que afectaba al 60 por ciento de la plantilla en toda España y al 90 por ciento en Aragón. De esta manera, la delegación de Aragón "se reducía al irrisorio número de tres personas".

El Comité de Empresa manifiesta su oposición a la actitud de la empresa, "cuya única táctica es denunciar su precaria situación económica, agravada por la crisis global. Sin embargo, que han olvidado que en Aragón las parcelas comercializadas y comenzadas están vendidas en un 70 por ciento, por lo que su desarrollo esta perfectamente justificado".

Asimismo, el Comité considera "totalmente inadmisible" el planteamiento de la empresa, "máxime teniendo en cuenta que no se ha dignado a considerar ninguna otra opción, antes de despedir al 90 por ciento de la plantilla".