29 de mayo de 2020
1 de julio de 2008

Economía/Turismo.- El turismo en Cataluña se estancará en 2008 por la crisis y la saturación del modelo, según UAB

El informe destaca que el estancamiento será menos acentuado en el resto de España y que el número de visitantes extranjeros alcanzará los 60,5 millones en 2008, un 2,3% más

BARCELONA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La actividad turística en Cataluña se estancará en 2008, con un crecimiento previsto del 0,2%, debido no sólo a la crisis económica sino a un "cierto agotamiento" del modelo de crecimiento del sector, que no podrá seguir manteniendo los niveles experimentados años pasados, según concluye el Índice de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) sobre la Actividad Turística.

Según el director general de la Escuela Universitaria de Turismo y Dirección Hotelera de la UAB y director del estudio, Juan Antonio Duro, la desaceleración en el crecimiento del sector en Catalunya ya se observó el pasado año, cuando avanzó un 0,8%, una cifra que contrasta con tasas por encima del 4% registradas en 2005, por lo que "no se puede culpar sólo a la crisis", recordó.

Las previsiones de actividad para la temporada 2008 pasan por que el número de turistas crezca en Cataluña sobre el 2,7% (16,3 millones de personas), un dato positivo que "no podrá compensar" la tendencia decreciente en el número de pernoctaciones hoteleras (-1,1%) y la caída del gasto medio por turista en un 2,4% hasta los 571 euros. El ligero aumento en el gasto medio diario por turista (de 81,6 euros a 82,7 euros) "tampoco será suficiente para evitar el estancamiento del sector", advirtió Duro.

El responsable del índice de la UAB hizo hincapié en que el incremento del número de visitantes en Cataluña viene tras el "descalabro" de 2007, en que el crecimiento fue del 1,4% --más de cinco puntos porcentuales por debajo del año anterior-- y manifestó que el estancamiento en estancias y gasto muestra que "fallan algunos" pilares sobre los que se sustenta el modelo catalán.

Además, algunos de los principales mercados emisores de turistas a la comunidad como el Reino Unido e Italia reducirán sus pernoctaciones en un 12% y un 5,4%, respectivamente, por lo que Duro apostó por "hacer algo" para mantener un sector que representa "entre el 12 y el 13% del Productor Interior Bruto (PIB).

Entre las propuestas, apuntó a la búsqueda de nuevos mercados, ya que recordó que Catalunya "ha vivido de los mercados tradicionales" como el francés, el belga y el italiano, entre otros, en los que ahora se observa "cierta saturación" y que, además, están afectados por la coyuntura económica de desaceleración.

Los nuevos destinos a los que Catalunya debe dirigirse "porque tiene potencial para hacerlo" son los países de la Europa del Este, Rusia, mercados asiáticos, Australia y también Norteamérica, concluyó Duro.

LA NUEVA FINANCIACIÓN, CLAVE PARA EL TURISMO.

El director del estudio advirtió de que la apertura a nuevos mercados turísticos que deberá llevar a cabo la Generalitat necesitará "más dinero" y confió en que el nuevo modelo de financiación autonómico "no olvide la promoción turística y el sector".

"No se puede admitir que Catalunya sea el principal destino turístico de España --concentra el 26% de los turistas extranjeros que visitan el Estado-- y, sin embargo, ocupe el sexto lugar en cuanto al dinero que se destina a promoción en el exterior", sostuvo Duro.

El problema de la financiación de estas actividades de promoción es el "gran handicap" al que deberá enfrentarse el Govern, puesto que la voluntad de apostar por nuevos productos y mercados "está ahí, aunque necesita ir acompañada de recursos", concluyó.

Duro instó a la Administración a "exigir" que Catalunya se tenga en cuenta en la asignación de partidas y criticó que otras comunidades dupliquen en recursos a la catalana, que es "la locomotora" turística de España. "Es un tema de eficiencia y Catalunya tiene potencial", remachó.

NO ABANDONAR EL MODELO DE MASAS.

Duro también alertó de que la apuesta "agresiva" por un modelo turístico que prime la calidad por encima de la cantidad de turistas puede conllevar una caída del número de visitantes, lo que "tendrá efectos serios en la economía catalana".

Así, tildó de "irresponsable" dejar de lado el modelo de turismo de masas que, según recordó, es el que ha colocado a Catalunya como una "potencia mundial", lo que no significa dejar de trabajar por la calidad en el sector.

"Si Catalunya apuesta por un modelo de campos de golf y puertos náuticos, inevitablemente el número de turistas caerá", advirtió el director del estudio, que añadió que "ni de lejos" existe un sector económico en la comunidad que pueda compensar el impacto que la reducción drástica de la actividad turística comportaría en la economía catalana.

ESTANCAMIENTO MENOS ACENTUADO EN ESPAÑA.

Las cifras de actividad turística en España que recoge el Índice de Actividad Turística de la UAB señalan un estancamiento menos acentuado en España, donde el número de visitantes extranjeros alcanzará los 60,5 millones en 2008, un 2,3% más.

Este avance vendrá acompañado de un ligero aumento del 1,8% en el número de pernoctaciones hoteleras en el conjunto del Estado y de una caída del 1,1% en el gasto medio por turista, lo que demuestra que "cada vez cuesta más que el turismo genere ingresos que repercutan en el PIB".

Las cifras más positivas de España se deben, según Duro, en que hay territorios como Madrid que "funcionan bien" y compensarán las cifras de otras comunidades con caídas en el flujo de visitantes.