19 de junio de 2019
10 de agosto de 2016

La española Copasa construye el Paseo Olímpico de Río, la arteria de los JJ.OO, por 168 millones

La española Copasa construye el Paseo Olímpico de Río, la arteria de los JJ.OO, por 168 millones
COPASA/JOÃO LUIZ DOS ANJOS

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

La constructora española Copasa ha sido la encargada de construir el Paseo Olímpico de Río, la principal arteria de los Juegos Olímpicos que se celebran en esta ciudad de Brasil, dado que conecta las sedes del grueso de las competiciones del certamen.

La compañía entregó a comienzos del pasado mes de julio la obra terminada, que ha supuesto un importe de 610 millones de reales brasileños (unos 168 millones de euros).

El proyecto, que Copasa ha ejecutado en alianza con una firma local, ha consistido en actuar sobre una área de 9 kilómetros para transformar dos avenidas de Río (la de Salvador Allende y la Embajador Abelardo Bueno) en una nueva gran arteria, con el fin de mejorar la conectividad y ordenar el transporte en la ciudad.

En concreto, las dos avenidas han pasado a contar con diez carriles de circulación, desde de los cuatro que tenían, de los que dos se reservarán al transporte público, además de un carril bici.

El contrato ha supuesto también la construcción de la Terminal Olímpica, en la que confluyen siete líneas del denominado bus de tránsito rápido y dos estaciones de autobuses, además de nueve paradas de autobús, 17 puentes y tres viaductos, uno de ellos en curva.

Este Paseo Olímpico permite interconectar durante la duración de los Juegos el Parque Olímpico y la Villa de los Atletas, además del Riocentro, el mayor centro de exhibiciones y eventos de Brasil, cuyos pabellones de exposición acogerán varias de las competiciones olímpicas, el Parque Olímpico de Barra de Tijuca o el complejo Deodoro.

OBRA DE LEGADO.

Una vez que la cita olímpica concluya, el Paseo Olímpico se abrirá a toda la población y, según Copasa, se convertirá en una de las obras de legado más importantes de los Juegos, dado que canalizará unos 55.000 desplazamientos diarios por sus ocho carriles de tráfico privado y beneficiará a los 70.000 ciudadanos que circulen en los reservados para el transporte público.

En un comunicado, Copasa destaca el "gran reto técnico" que ha supuesto la obra, dado la geología del terreno sobre la que se ha ejecutado, en pleno litoral y próximo a la desembocadura de dos ríos, y la densidad de tráfico de la zona.

En los momentos de máxima actividad, un total de 1.225 personas llegaron a trabajar simultáneamente en las obras de construcción de este nuevo eje viario.

Copasa ha ejecutado en alianza con la brasileña Construcap este proyecto, con el que, además de reforzar la actividad que ya tiene en el país y dar un paso más en su internacionalización, la constructora asegura haber ampliado su catálogo de obras emblemáticas, en el que incluye el AVE La Meca-Medina, el Puerto Exterior de A Coruña o la ampliación del puerto mexicano de Veracruz.