19 de septiembre de 2019
20 de julio de 2014

El etarra Legorburu se enfrenta el miércoles a 81 años de cárcel por el asesinato de tres guardias civiles

La Audiencia Nacional le juzgará además el jueves por la muerte del jefe de Policía Municipal de Vitoria

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional juzgará el próximo miércoles al etarra José Lorenzo Ayestarán Legorburu, alias 'Fanecas', por participar en el asesinato de tres guardias civiles en una prueba ciclista en octubre de 1980 en Salvatierra (Álava), hechos por los que se enfrenta a una pena de 81 años de prisión.

La Fiscalía le considera responsable de un delito de atentado a agentes de las Fuerzas de Seguridad con resultado de muerte y dos delitos de asesinato con alevosía. Además, pide que indemnice con 390.000 euros a cada una de las viudas que dejaron los dos guardias civiles que mató.

Según su escrito de conclusiones provisionales, Legorburu integraba un comando, junto a Ignacio Aracama Mendía, 'Makario', Félix Alberto López de la Calle, 'Mobutu', --ya condenados-- y dos individuos ya fallecidos, que actuaba en la provincia de Álava y estaba provisto de armamento que facilitaron los responsables de la banda terrorista desde Francia.

Los miembros del comando robaron a punta de pistola un vehículo en Vitoria y aprovecharon en el atentado los datos que recopiló Ismael Arrieta Pérez de Mendiola, sacerdote en esas fechas y condenado por estos hechos, quien buscó los datos de las víctimas, su ubicación, horario y recorrido.

El 4 de octubre llegaron a Salvatierra, que celebraba sus fiestas patronales, una hora antes de que comenzara la carrera ciclista a la que los guardias civiles iban a dar protección mientras ordenaban el tráfico.

Los etarras se dirigieron a los efectivos del Instituto Armado y "de forma sorpresiva, a fin de evitar cualquier reacción defensiva" por su parte, dispararon "varias veces" en la cabeza y el tronco, causándo la muerte de Avelino Palma, Ángel Prado y José Vázquez. Este último dejó una mujer embarazada de cuatro meses, mientras que Avelino Palma era padre de dos niños de cuatro y tres años.

Tras el atentado, los etarras huyeron en el citado vehículo y se dirigieron hacia el puerto de Opacua, donde lo abandonaron en el camino de Vicuña de Alegría (Álava). Después se escondieron en un caserío y después se ocultaron en un escondite de Escoriaza.

OTRO JUICIO CONTRA LEGORBURU

Legorburu se volverá a sentar el jueves en el banquillo de los acusados por el asesinato del jefe de la Policía Municial de Vitoria Eugenio Lázaro Valle, que también era comandante de Infantería del Ejército, en situación de reserva. El fiscal pide 30 años de cárcel por delitos de atentado y asesinato, y que inemnice a la viuda y los hijos con 400.000 euros.

Según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público, Legorburu participó en el comando 'Araba' que el 13 de abril de 1980 llevó a cabo esta acción. Ese día, sustrajeron un taxi intimidando a su propietario y, mientras un etarra permanecía en el vehículo para facilitar la huida, Legorburu y 'Makario' se dirigieron a la avenida Sancho el Sabio de la capital alavesa.

Allí, efectuaron "dos tiros a bocajarro, por sorpresa y por la espalda" a la víctima, que en ese momento estaba detenido ante un semáforo en rojo y que murió al instante. Los tres miembros del comando huyeron en el taxi robado, tras hacer salir a su propietario.