27 de noviembre de 2020
3 de marzo de 2017

La experiencia de circular en un coche del futuro por las calles de Londres

  • La experiencia de circular en un coche del futuro por las calles de Londres
NISSAN

   LONDRES, 3 Mar. (EDIZIONES) -

   Nissan ha presentado esta semana en Londres su última tecnología de conducción autónoma, un prototipo del modelo Leaf que llegará al mercado en 2020 y que puede circular por vías urbanas, una primicia en Europa a la que Europa Press ha podido asistir.

   Se trata de un día atípico en Londres, no solo por el sol y el cielo despejado sino porque estamos asistiendo a un momento histórico: la primera vez que un coche autónomo circula por las calles de una ciudad europea, un salto al futuro en el que periodistas de diversos países han hecho turnos para ser partícipes de semejante innovación.

   Para iniciar la conducción autónoma, tuvimos que introducir en el sistema de navegación el punto de partida y de llegada y fue el vehículo el que se encargó de diseñar la ruta.

   Nos adentramos así en un circuito de 20 kilómetros que comprende un tramo de rotondas, uno urbano y otro de autovía, dirigidos por el director de Desarrollo y Tecnología del Coche Autónomo Nissan, Tetsuya Iijima, quien no necesita accionar el acelerador, ni el freno ni volver a tocar el volante una vez situado el coche en la carretera.

Cargando el vídeo....

   Durante los siguientes 20 minutos y ante nuestros asombrados rostros, Iijima se dedica a explicar las características técnicas del vehículo y su funcionamiento, utilizando ambas manos para gesticular y volviéndose hacia nosotros constantemente, dando la sensación de que no hay nadie al mando del coche.

   Nos cuenta que gracias a cinco radares de ondas milimétricas, cuatro escáneres láser, doce cámaras, chips informáticos de alta velocidad y una interfaz persona-máquina especializada, el coche es capaz de funcionar de manera autónoma durante todo el trayecto, mediante un sistema sensorial de 360 grados que compara la información que recibe del exterior con la que contaba previamente sobre la ruta.

   De esta manera, el coche efectúa automáticamente las intersecciones pertinentes, así como los cambios de carril, y adecua la velocidad a las señales de tráfico y se detiene en caso de semáforo en rojo o de peatón, identificando en todo momento la posición del resto de vehículos.

   Durante todo el trayecto, podemos visualizar en tiempo real los obstáculos de alrededor en una de las cinco pantallas que se encuentran en el interior del vehículo.

   Además de un mapa de la zona y el recorrido, ofrece una vista aérea del carril, otra frontal y un indicador de hasta dónde alcanzan los sensores del coche en cada momento, así como una pantalla que avisa con antelación de los giros que deben efectuarse.

DE REPENTE, UN IMPREVISTO

   El único momento en el que Iijima se ve forzado a manipular el volante es cuando nos topamos con unas obras en el carril por el que circulamos, no previstos en la ruta. Pero la tecnología tiene respuesta para todo, por lo que el japonés aprovecha para explicarnos que Nissan está trabajando con tecnología de la NASA para que este tipo de imprevistos dejen de ser un problema.

Se trata del sistema de Movilidad Inteligente Continua (SAM, por sus siglas en inglés), mediante el que los datos de una obra o un atasco se enviarán a un gestor de movilidad que podrá, desde un centro de control, rediseñar una nueva ruta en estos casos, de manera que la conducción autónoma alcance su nivel completo.

   Aunque todavía quedan muchos cabos por atar, como quién será responsable en caso de accidente y adecuar la legislación a este tipo de supuestos, quizá en unos años no sea necesario un ser humano dentro del coche para hacerlo circular.

Para leer más