14 de octubre de 2019
18 de abril de 2010

Fainé y Franco buscarán hasta el final el apoyo de las cajas

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de 'La Caixa', Isidro Fainé, y el presidente de Ibercaja, Amado Franco, tienen de plazo hasta el próximo martes para lograr el máximo apoyo y consenso posible en sus respectivas candidaturas a la presidencia de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA).

Los presidentes de las entidades que integran la institución se han volcado en cerrar una única candidatura antes del consejo del martes 20 de abril con el objetivo de que pueda ser aprobada "por unanimidad", según confirmaron fuentes del sector a Europa Press. Sin embargo, las divergencias surgidas en el seno de la institución han demorado el proceso hasta el final.

Amado Franco es hasta ahora el único candidato que ha reconocido su interés por sustituir a Quintás, pero con toda probabilidad tendrá que luchar por arañar apoyos al presidente de 'la Caixa', Isidro Fainé, que se perfila como el candidato con más opciones.

Estas mismas fuentes explicaron que el hecho de que Fainé cuente con el respaldo del Gobierno y de que sea visto por una mayoría de cajas como la opción que mejor representa al sector por su presencia nacional y "su prestigio en el ámbito internacional", le otorga cierta ventaja en la votación final.

Sin embargo, Amado Franco también cuenta con una gran experiencia en el sector de las cajas y lidera una de las cajas entidades mejor situadas, más solventes, y con más recursos. No obstante, ambos directivos pretenden llegar a la presidencia con "consenso" y con el acuerdo de todas las cajas.

El director de la CECA y actual presidente en funciones, Juan Antonio Olavarrieta, se mostró convencido de que las cajas alcanzarán el consenso, aunque reconoció que no es condición 'sine qua non' que el nuevo presidente sea elegido por unanimidad.

Tras la dimisión de Juan Ramón Quintás el pasado mes de marzo, los sindicatos también reclamaron que las cajas adoptaran esta decisión lo antes posible y sin agotar los plazos.

El director general de La Caixa, Juan María Nin, rompió su silencio esta semana para elogiar a Fainé y situarlo como "la persona más capacitada de España" para presidir CECA y afrontar los retos del sector financiero.

RETOS DEL NUEVO PRESIDENTE.

El nuevo presidente deberá a comenzar a trabajar desde el mismo momento de su elección el próximo martes en la reestructuración de las cajas de ahorro, que, hasta ahora, sólo han rubricado CCM y Cajastur, las cajas catalanas, Caja España y Caja Duero y Banca Cívica.

El sector ya descuenta que al menos la mitad de las cajas deberán integrarse y dejar una nueva red fuerte, con menos de 30 entidades, y capaz de competir. Sin embargo, en su fortaleza no sólo influirá la propia reordenación, sino también las nuevas exigencias de capital.

En este sentido, el candidato que finalmente coja el timón de la institución deberá encontrar la salida al debate sobre la fórmula más eficaz para que las cajas puedan dotarse de capital igual que un banco, y que, actualmente, se limitan a las cuotas participativas sin derechos políticos o a la creación de un 'holding' bursátil.

Además, el segundo semestre del año podría incorporar de nuevo en la agenda de las cajas un debate aparcado desde hace años y que las propias entidades consideran prioritario para su expansión: la reducción del peso político en los consejos de administración, que supone una modificación de la Ley Orgánica de las Cajas de Ahorro (Lorca).

(EUROPA PRESS)