16 de junio de 2019
  • Viernes, 14 de Junio
  • 21 de octubre de 2016

    Five Guys, la hamburguesería preferida de Obama, aterriza en Gran Vía el 31 de octubre

    MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La cadena de hamburgueserías Five Guys abrirá el próximo lunes 31 de octubre su primer restaurante en el número 44 de la Gran Vía madrileña sumando así un restaurante más a los más de 1.300 con los que cuenta la cadena en Estados Unidos, Canadá, Francia y Reino Unido.

    La enseña estadounidense con más de 30 años de historia se ha convertido en la cadena de restaurantes con más rápido crecimiento en Estados Unidos y Reino Unido.

    En diez días la compañía americana dará el pistoletazo de salida a su nueva aventura española con un local situado en pleno corazón de Madrid, que cuenta con más de 800 metros cuadrados y que en su primera fase abrirá con dos plantas, pese a que más adelante pondrá a disposición de sus clientes una planta más.

    "Five Guys llega a España para abrir un nuevo nicho de mercado denominado 'Better Burger', un sector que ya existe en países como Reino Unido o Francia y que quieren potenciar en España", explicó Daniel Agromayor, responsable de la marca en España.

    Siguiendo con la tradición de la compañía a nivel mundial, Five Guys realizará su apertura en lunes abriendo las puertas de su local a partir de las 11.00 horas para ofrecer hamburguesas, patatas y batidos personalizados, hechos con ingredientes frescos.

    Y es que según explicó Agromayor "se trata de ofrecer un producto simple y de máxima calidad, ofrecido por empleados motivados y bien remunerados, en un ambiente distendido y con mucha energía positiva".

    FRESCURA CALIDAD Y PERSONALIZACIÓN.

    La filosofía de sus productos es simple y gira en torno a tres conceptos: frescura, calidad y personalización. Estos tres conceptos son a su vez sus diferencias competitivas más importantes.

    En sus cocinas no hay ni un solo congelador, se usan ingredientes frescos, entregados entre dos y cinco veces a la semana a las tiendas. Cada mañana, el equipo de cada restaurante prepara los ingredientes para ese día y ni la carne ni las patatas han sido congeladas.

    "Somos muy estrictos con la calidad de nuestros ingredientes porque cada decisión afecta al producto final, que debe ser el mejor posible y consistente en todos los mercados", explican desde la compañía.

    La compañía, que seduce al mismísimo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ofrece al cliente la libertad de crear su propia hamburguesa.

    "Hay más de 250.000 combinaciones posibles donde elegir, sin contar las más de 1.000 de nuestros batidos. Cada restaurante tiene su propia máquina Freestyle de Coca-Cola, con más de 125 bebidas diferentes. Dejamos la vía libre para que nuestros seguidores exploren diferentes opciones en cada visita", explica el directivo de la compañía.