17 de junio de 2019
  • Domingo, 16 de Junio
  • Viernes, 14 de Junio
  • 6 de abril de 2016

    García Carrión se alía con Eguizábal para potenciar la expansión internacional de los vinos de Rioja

    MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La familia García Carrión se ha aliado con Eguizábal en un acuerdo pionero en España para potenciar la expansión internacional de los vinos de crianza y reserva de la denominación de origen calificada Rioja.

    En concreto, el objetivo de ambas familias ha sido alcanzar una alianza beneficiosa para ambas, por lo que el acuerdo de cooperación ha sido total y se ha suscrito rápidamente en un clima cordial, según ha informado la compañía en un comunicado.

    El acuerdo significa la adquisición de las instalaciones de las antiguas Bodegas Paternina, que están situadas la localidad riojana de Haro, por García Carrión, que concentrará en ellas la elaboración de crianzas y reservas, aportando para ello una importante inversión en tecnología e innovación, si bien mantendrá los métodos tradicionales de conservación en barricas de roble.

    García Carrión usará estas bodegas para potenciar su expansión internacional, elaborando más vinos de crianza y reserva en dichas bodegas, bajo las marcas Pata Negra, Marqués de Carrión y Antaño.

    Los vinos de García Carrión están presentes en 10 Denominaciones de Origen, y en la actualidad exporta a más de 155 países, con lo que se ha convertido en la primera bodega de Europa y cuarta del mundo.

    Por su parte, la familia Eguizábal, propietaria de las bodegas riojanas Franco Españolas situadas en Logroño, cuenta además con presencia en Ribera del Duero con la bodega Marqués de Valparaíso y dispone de una gran tradición exportadora de más de 100 años llegando a más de 150 países.

    Las Bodegas Paternina, situadas en la localidad de Haro, considerada el centro económico y administrativo de toda la región de la Rioja alta, ocupan una situación privilegiada y estratégica y aportarán al grupo García Carrión una superficie de 83.000 metros cuadrados y una capacidad de 60.000 barricas de 225 litros para la elaboración de Vinos de Rioja.

    García Carrión ha explicado que este acuerdo significará un potencial de elaboración de 25 millones de kilos de uva al año y una capacidad de conservación en depósitos de más de 20 millones de litros.

    Además, las bodegas cuentan con más de 2.000 metros de oficinas y laboratorio de enología, así como dos líneas de embotellado con capacidad para envasar 14.000 botellas hora una, y 6.000 botellas hora la otra, lo que representa una capacidad de producción de 70 millones de botellas al año.