18 de enero de 2021
26 de junio de 2018

General Electric segregará su negocio sanitario y se deshará de la firma de servicios petroleros Baker Hughes

GE concentrará su actividad en los negocios de aviación, energía y renovables

BOSTON (ESTADOS UNIDOS), 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

General Electric (GE), coincidiendo con su salida del índice Dow Jones de Industriales, ha anunciado una profunda reestructuración de su actividad que resultará en la segregación de su negocio sanitario, GE Healthcare, en una compañía independiente, así como en la desinversión ordenada de su participación del 62,5% en la empresa de servicios petroleros Baker Hughes a lo largo de los dos o tres próximos años.

La multinacional ha expresado su intención de concentrarse en los sectores de aviación, energía y renovables, con el objetivo de transformarse en una empresa industrial de alta tecnología y contar con una estructura corporativa más ágil, reduciendo sustancialmente su endeudamiento.

De este modo, además de la fusión de su negocio de transportes con Wabtec, anunciada el pasado mes de mayo, GE escindirá su negocio sanitario en una compañía independiente que mantendrá la denominación GE Healthcare y seguirá bajo la dirección de Kieran Murphy. La facturación de GE Healthcare superó los 19.000 millones de dólares (16.274 millones de euros) en 2017.

La multinacional pretende vender alrededor del 20% de GE Healthcare y repartir el 80% restante de la empresa entre sus accionistas a través de una distribución libre de impuestos.

En cuanto al 62,5% que posee en la empresa de servicios petroleros Baker Hughes desde 2017, GE tiene intención de deshacerse de esta participación de manera ordenada a lo largo de los dos o tres próximos años, mientras la multinacional seguirá reduciendo el volumen de GE Capital, que se centrará en prestar apoyo a los negocios industriales estratégicos de GE.

"El día de hoy marca un importante hito en la historia de GE", señaló John Flannery, presidente y consejero delegado de GE, destacando la "agresiva" apuesta de la compañía por los negocios de aviación, electricidad y renovables, que consideró "altamente complementarios" de cara al crecimiento futuro de la empresa.

"Confiamos en que posicionar a GE Healthcare y Baker Hughes fuera de la actual estructura de GE no solo es lo mejor para GE y sus accionistas, sino también para estos negocios, que se reforzarán gracias a sus posiciones de liderazgo en sus respectivos mercados y mejorarán su capacidad de inversión de cara al futuro", añadió.

El anuncio de la revisión estratégica de GE coincide con el primer día de los últimos 111 años en el que la multinacional no formará parte del índice Dow Jones de Industriales, en el que las acciones del conglomerado industrial serán reemplazadas desde este martes por los títulos de la cadena de farmacias Walgreens Boots Alliance.

S&P AMENAZA SU RATING.

La agencia de calificación crediticia S&P Global Ratings ha colocado en vigilancia con implicaciones negativas la nota de solvencia de General Electric, actualmente situada en 'A', después de que la multinacional haya anunciado que segregará en una compañía independiente su negocio sanitario, GE Healthcare, del que conservará un 80%.

Esta considerable desinversión, junto a las ventas de activos anunciadas, suponen una continuación en la estrategia de GE de fortalecer su balance ante los retos operativos en el sector eléctrico y la necesidad de abordar contingencias en su negocio financiero, señala S&P.

Por su parte, Moody's ha confirmado el rating 'A2' de GE y su filial GE Capital con perspectiva negativa al considerar que sus planes para escindir GE Healthcare y el 62,5% de Baker Hughes resultan positivos para la solvencia de la compañía.

En opinión de Moody's, existía una "urgencia" para que GE lograra una mejoría sustancial de su condición financiera, lo que hacía previsibles cambios materiales en el portafolio de negocio de GE.

No obstante, la agencia advierte de que la perspectiva del rating de GE sigue siendo negativa al persistir la debilidad de ingresos y flujo de caja.