21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 28 de diciembre de 2018

    El Gobierno da 'luz verde' a la primera autovía que se construirá con hormigón por 126 millones

    MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno ha autorizado la construcción de un tramo de autovía, el último de la A-33, un proyecto estimado en 126,5 millones de euros que discurre entre las provincias de Murcia y Albacete y que será una de las primeras vías que se construyan en España con hormigón en vez de con mezclas bituminosas.

    Se trata de un trazado de 16 kilómetros de longitud, el comprendido entre el enlace de la vía con Yecla y el enlace con la carretera nacional N-344 a la altura de Caudete (Albacete).

    La principal novedad del proyecto reside en que la construcción del firme se realizará con hormigón armado continuo en vez de con el tradicional firme de mezclas bituminosas.

    La construcción de carreteras con hormigón, como realizan en otros países, constituye una reivindicación de la industria cementera, que además se incluyó en el plan de acción para este sector recientemente lanzado por el Ministerio de Industria.

    Según se indica en este plan la construcción de autovías y carreteras con hormigón permite ahorrar unos 40 millones de euros al año en la conservación y mantenimiento de estas vías, dada la mayor durabilidad de este material.

    Además, disminuyen la resistencia a la rodadura de los vehículos, lo que permite reducir el consumo de combustible. En concreto, aseguran que permiten ahorrar 40 millones de euros anuales en mantenimiento y otros 39 millones al año en combustible lo que, además, redunda en un recorte de emisiones de 82.000 toneladas de CO2 al año.

    Esta iniciativa y la construcción de la primera vía con este materia plantean coincidiendo con el debate abierto sobre la sostenibilidad de la red de carreteras y la eventual articulación de un peaje para garantizar la inversión en su mantenimiento, que abordará el Congreso a partir de comienzos de año.

    En cuanto a la construcción del último tramo de la A-33, el Ministerio de Fomento aseguró en un comunicado que supondrá una mejor alternativa para los conductores que viajen entre Murcia y Valencia, dado que reduce en 46 kilómetros a la vía actual, lo que se traduce en un ahorro de 25 minutos en el tiempo del viaje.

    Además, asegura que reducirá el tráfico en el entorno de las ciudades de Alicante y Murcia, dado que también supone una alternativa a la AP-7 y la A-7 para los viajes entre Andalucía y Valencia.