22 de mayo de 2019
15 de enero de 2008

El Gobierno formará a los desempleados de la construcción para que trabajen en otros sectores

MADRID, 15 Ene. (OTR/PRESS) -

Las previsiones de una caída de la inversión residencial en España en los próximos años con el consiguiente aumento del nivel de desempleados en el sector de la construcción han llevado al Gobierno a intentar buscar alguna formula para reciclar a estos trabajadores y destinarlos a otro sectores. Así aunque desde el Ejecutivo central se asegura que empleo seguirá creciendo en el entorno del 2% lo cierto es que el ministro de Economía, Pedro Solbes, asegura que hay que echarle "más imaginación" si se produce un trasvase de empleos en nuestro mercado laboral.

Los pronósticos del BBVA hace unas semanas eran que el ajuste gradual entre la oferta y la demanda repercutirá en la inversión residencial provocando la destrucción de 90.000 empleos en la construcción en 2008. El BBVA prevé que la inversión residencial disminuirá el 3,5% en el año 2008, caída que repercutirá al empleo y supondrá la destrucción de 90.000 puestos de trabajo, cifra que podría alcanzar a los 160.000 en 2009.

Ante esta posible situación que desequilibraría de forma importante el mercado de trabajo nacional el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido tomar cartas en el asunto. El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, adelantó ayer que Partido Socialista, si gana las próximas elecciones generales, desarrollará medidas que garanticen la formación de los trabajadores que salgan de la construcción y tengan que dedicarse a otro tipo de actividades ante la posible destrucción de empleos en este sector en los próximos años.

"El Ministerio de Trabajo, con nuestra colaboración, hará las propuestas oportunas en este terreno", indicó Solbes en una entrevista concedida al diario 'Público'.

El vicepresidente, que insistió en que el empleo seguirá creciendo en los próximos años en el entorno del 2%, aseguró que España dispone de un sistema de protección que contempla este tipo de problemas, aunque reconoció que habrá que echarle "más imaginación" y "tomar medidas" si se produce un trasvase de empleos desde la construcción.

PÉRDIDA DE PODER ADQUISITIVO

Respecto a las acusaciones realizadas desde la oposición de que los españoles están perdiendo poder adquisitivo desde que gobiernan los socialistas el ministro asegura que "no es del todo cierto" ya que los salarios negociados en convenios han ganado en los últimos años capacidad de compra gracias a la cláusulas de revisión para compensar los posibles desvíos del IPC.

Reconoció que las rentas más bajas han sufrido más la subida de precios de la alimentación y que, por tanto, pueden haber perdido poder adquisitivo en los últimos tiempos, pero aseguró que el Gobierno ha incrementado el salario mínimo y las pensiones y ha deflactado totalmente la tarifa del IRPF para beneficiar, sobre todo, a las familias con menores ingresos.

Respecto al repunte del IPC en los últimos meses del pasado ejercicio, el titular del Departamento de Economía reconoció que el Gobierno podía haber hecho "algunas cosas más", como fomentar la transparencia de precios en algunos sectores, pero insistió en que también se han registrado incrementos de precios en los servicios no comercializables, un problema de "solución complicada", indicó.

No obstante, reiteró que la mayor escala de precios se debe al encarecimiento del petróleo y de los precios de los alimentos, situación que, a su juicio, se corregirá en los próximos meses "al menos" por el efecto base de comparación con los altos precios de 2007.

PROGRAMA ELECTORAL

En cuanto a las novedades que incorpora el programa electoral del partido socialista en materia económica, Solbes explicó que los dos puntos claves del programa serán el mantenimiento de la estabilidad presupuestaria y de la presión fiscal, elementos que consideró "claves" para convivir con las demandas de cada ministerio.

El vicepresidente económico insistió en que la filosofía del PSOE es y será la de recortar los impuestos, sobre todo el IRPF, siempre que la coyuntura económica y el margen financiero lo permitan. En este sentido, aseguró que la restricción de crédito es el factor "más incierto" en estos momentos por el impacto "más residual" del sector inmobiliario y por la importancia que tiene la financiación en la inversión y en la economía española.