23 de octubre de 2019
7 de abril de 2008

Govern balear sostiene un compromiso "firme" para mantener los 1.200 puestos de trabajo y la sede de Spanair en Mallorca

PALMA DE MALLORCA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Govern balear reiteró hoy su "firme" compromiso para que la empresa Spanair mantenga su sede en Mallorca, al igual que los 1.200 puestos de trabajo que en este momento están pendientes del resultado del proceso de compra-venta de la compañía. No obstante, desde el Ejecutivo autonómico señalan que "esperarán a conocer a los compradores y saber sus intenciones".

Así lo manifestó el presidente del comité de empresa de Spanair, Jordi Mauri (CCOO) tras las reunión que mantuvieron los sindicatos con el president del Govern, Francesc Antich, en la que reclamaban -como aspectos más importantes- la permanencia de la base de la compañía en Palma y que no se pierdan las frecuencias de vuelos con Madrid y Barcelona, con independencia de la operación económica que se lleve a cabo.

Mauri se refirió al interés mostrado por el Govern por saber quién será el comprador final de la aerolínea y, a partir de ahí, "conocer sus intenciones" a fin de poder evitar que una "compañía tan importante tanto a nivel balear como nacional, traslade su base a otras ciudades", añadió el portavoz.

Así, expresó su "tranquilidad" tras el encuentro con el president, aunque afirmó que "se seguirán intensificando las reuniones para llegar cuanto antes a una situación que beneficie a todos los trabajadores de la compañía". Del mismo modo, añadió que "esperamos mantener contactos" a nivel nacional con los demás sindicatos".

Mauri también indicó que desde SAS se "nos ha dicho más bien poco", en cuanto al proceso de compra-venta de la aerolínea. En ese sentido, el portavoz de CCOO aseveró que desde el comité de empresa se ha decidido no mantener "ningún tipo de contacto con los futuros compradores".

Desde los sindicatos afirman que no "está asumido" que el futuro de la compañía esté en Barcelona. Al respecto, Mauri tildó de "intervencionismo" la postura de la Generalitat de Catalunya en cuanto al proceso de compra, puesto que, a su juicio, "favorece a uno de los compradores", lo que provocaría que la base de Spanair pasaría a estar en la ciudad condal.

DEUDA DE LA COMPAÑÍA.

En cuanto a la deuda que pesa sobre la compañía, el representante sindical afirmó que "es conocido por todos" que hay pérdidas, si bien insistió en que la compañía es "productiva y viable". Así, expresó que una vez asumida esa deuda, la aerolínea tiene proyección de futuro, entre otros cosas por la "experiencia que tiene en el mercado".

En relación a las movilizaciones previstas, Mauri puntualizó que "primero hay que evaluar todos los datos", para poder adoptar posteriormente todas las medidas de presión que sean necesarias. Por ello, anunció que se convocará otra asamblea con los trabajadores "a lo largo de esta semana o a principios de la que viene" para valorar los acontecimientos.