25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 23 de octubre de 2019

    Guillén (Acesur) cree que España "no ha sabido defenderse" ante los aranceles impuestos en EEUU

    Advierte de que se pueden dejar de exportar 150.000 toneladas de aceite a EEUU, lo que supone una factura de 250 millones

    Guillén (Acesur) cree que España "no ha sabido defenderse" ante los aranceles impuestos en EEUU
    El director general de Acesur y presidente de la Asociación de Aceiteros y Envasadores de Aceite a nivel nacional, Gonzalo Guillén, participa en el Congreso de AECOC. - EUROPA PRESS

    BILBAO, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El director general de Acesur y presidente de la Asociación de Aceiteros y Envasadores de Aceite a nivel nacional, Gonzalo Guillén, ha considerado que España "no ha sabido defenderse, políticamente o desde el punto de vista de lobby", ante los aranceles impuestos en Estados Unidos (EEUU) a determinados productos españoles, entre ellos, el aceite de oliva envasado.

    Guillén ha ofrecido este miércoles una rueda de prensa en Bilbao, en el marco de la 34ª edición del Congreso AECOC de Gran Consumo, que se ha inaugurado este miércoles en el Palacio Euskalduna de Bilbao y que reúne a más de 1.000 directivos de compañías nacionales y multinacionales.

    Acesur, con una facturación de 635 millones de euros anuales y presencia en más de 100 países, es una empresa "muy volcada a nivel marquista", ha indicado Gonzalo Guillén, para recordar que principalmente distribuyen las marcas La Española y Coosur de aceites de oliva.

    Guillén ha explicado, en relación al aceite de oliva, que la cosecha del invierno pasado se cerró con unas cifras de "récord" en España, lo que ha permitido tener "un producto muy competitivo a nivel de precio durante 2019", mientras que la nueva cosecha, que oficialmente ha comenzado el pasado mes, se prevé "algo menor, con unos 1,2 millones de toneladas, frente a los 1,8 millones del año anterior".

    No obstante, ha asegurado que se "arrastra un stock también histórico", de forma que "la disponibilidad de producto va a ser más que suficiente y, teóricamente, va a garantizar una estabilidad de precios muy competitivo durante todo el año 2020".

    Según ha indicado, Acesur prevé cerrar este año con más de un 50% de la facturación de todos sus productos terminados y elaborados fuera de España. En ese sentido, ha calificado los aranceles del 25% que Estados Unidos impondrá a varios productos españoles, entre ellos, el aceite de oliva, de "un castigo que la agroindustria española va a sufrir, y quizá en mayor medida que cualquier otro país europeo". Sobre cómo se ha llegado a esta situación, ha considerado necesario hacer "un estudio interno sobre qué hemos hecho mal a nivel de España".

    "No hemos sabido defender como país una mejor posición a hora de defender nuestros productos. Nos ha faltado iniciativa y apoyo, frente al lobby que han hecho otros países cuando empezaron las primeras listas de productos que podían verse afectadas hace ya muchos meses", ha señalado. A su entender, países como Alemania, Italia, Francia o Inglaterra "han estado muy activos a nivel político y de institución" haciendo "muchas presión para poder salir mejor parados".

    "Da la sensación de que España se ha llevado la peor parte, en relación a la lista de productos afectados finalmente por los aranceles, porque quizá no ha sabido defender políticamente o desde el punto de vista de lobby el problema que se avecinaba", ha lamentado.

    Tras señalar que los aranceles adoptados por el presidente de EEUU, Donald Trump, son la respuesta a las ayudas públicas que los Estados miembros han concedido a Airbus y que la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha considerado ilegales, Guillén se ha planteado si el sector del aceite "puede pedir a la Unión Europea que se le compense por un castigo que estamos recibiendo por algo que no hemos hecho".

    En el caso concreto del aceite de oliva, ha dicho que es "uno de los grandes perjudicados" por los aranceles de EEUU, ya que España es "el único país productor que sufre el arancel para sus productos envasados, mientras que todo lo que exportemos a granel no hay ningún problema". A su entender, es "una forma que ha tenido Estados Unidos de defender a sus industrias locales".

    Tras señalar que "cualquier otro país productor de aceite de oliva de la Unión Europea, ya sea Portugal, Italia o Grecia, no tiene ningún problema en seguir enviando sus aceites de oliva envasados", Guillén ha dicho que "se ha creado una situación en la que han roto la unidad de mercado dentro de Europa" y, "como españoles, estamos en desventaja frente a un portugués o a un italiano", lo que "parece bastante injusto".

    Además, ha precisado que "no solo es que esté prohibido importar aceite de oliva envasada de España, sino que solo se puede importar a granel en Estados Unidos sin pagar arancel, por lo que incluso envasado en China o en Vietnam pagaría aranceles en Estados Unidos", por lo que "van persiguiendo el origen".

    "Las grandes industrias y los grandes exportadores posiblemente sean los menos afectados, porque ya nos ocuparemos de buscar fórmulas de importar aceites de otros orígenes, trabajar los envasados en España y mandar a EEUU para evitar el arancel, pero, lógicamente, el volumen de las exportaciones de España a países fuera de la UE se va a ver muy perjudicado", ha señalado.

    Aunque ha considerado que todavía es "pronto" para conocer cuál puede ser el impacto real sobre las ventas del aceite de oliva español en Estados Unidos, ha recordado que después de que el Gobierno norteamericano fijara los aranceles a la aceituna de mesa, las ventas a este país cayeron un 70%.

    Guillén ha recordado que España exporta unas 50.000 toneladas de aceite envasado a EEUU, y más de 100.000 toneladas que envía a granel a países como Italia para ser reenvasadas y exportadas a Estados Unidos, por lo que, en caso de cerrarse éste mercado al aceite de oliva, se perderían 150.000 toneladas, lo que equivale a una factura de 250 millones de euros.

    Tras reconocer que, "a corto plazo será muy difícil reemplazar la pérdida que se registre en el mercado norteamericano", el responsable de Acesur ha reconocido la necesidad de buscar alternativas en otros países, entre ellos mercados que están "creciendo mucho", como Brasil, México, Australia, Japón, Corea o el sudeste asiático.

    Guillén, que ha recordado que el 70% de la producción de aceite de oliva se consume en el Mediterráneo, ha indicado que, en el caso de China, aunque "se ha multiplicado por cinco el consumo de aceite de oliva", es un país no habituado al consumo de este producto, por lo que "es difícil crecer mucho en consumo de aceite de oliva en países donde no hay costumbre".

    Gonzalo Guillén ha asegurado que el sector del aceite de oliva "se va a dejar la piel" en reconducir la situación, y, entre las alternativas para enfrentar la situación, ha indicado que Acesur no descarta "junto a otras empresas", montar una envasadora en Estados Unidos, de forma que, si se exporta a granel y se envasa en Estados Unidos, el aceite de oliva español evitaría los aranceles.

    De lo contrario, ha advertido de que si la situación perdura durante seis meses, puede hacer que el aceite de oliva español "desaparezca de los lineales" de Estados Unidos. "El principal perjudicado de todo esto es el agricultor y el productor, porque va a existir menor demanda de aceite español", ha asegurado.

    BREXIT

    En el caso del 'Brexit', ha destacado que Acesur es "gran exportador de aceite a Reino Unido" y han tomado medidas "con antelación" para anticiparse a lo que pudiera ser un "brexit duro". De esta forma, desde hace meses trabajan en mantener unos niveles de stock "altos" en las plataformas logísticas de almacenaje en Reino Unido.

    En referencia a la situación de Cataluña, "desde el punto de la vista de la alimentación", ha afirmado no tener sensación de "un problema real", sino que es un "problema político" porque "la gente sigue comiendo y la vida sigue". A su entender, "hay una parte política, o sentimental, en todo el problema catalán que no debería afectar a nivel empresarial".