14 de octubre de 2019
19 de abril de 2016

El impago del alquiler, el principal miedo de los propietarios

El impago del alquiler, el principal miedo de los propietarios
EUROPA PRESS

MADRID, 19 Abr. (EDIZIONES) -

El alquiler de la vivienda está de moda entre la sociedad española y va adquiriendo cada vez más fuerza frente a la compra de una vivienda. Tanto es así que, en la actualidad, cuatro de cada diez españoles prefiere vivir de alquiler que hipotecarse.

El número de hogares en España volvió a aumentar en 2015 y superó los 18 millones de viviendas, según los últimos datos emitidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, este incremento se produjo a pesar de la disminución de la población residente en viviendas familiares registrada durante el año pasado.

Asimismo, el 77,3% de los hogares ocupaba viviendas en propiedad, tanto con pagos pendientes como sin ellos. Las personas que viven en alquiler pasaron a ser el 17,5% al cierre del año pasado.

Los propietarios de las viviendas no siempre tienen la certeza de que alquilar una propiedad va a ser algo ventajoso. De hecho, el mayor miedo que tienen los dueños de una vivienda alquilada es el impago de la cuota mensual establecida en el contrato de alquiler, según un estudio realizado por la inmobiliaria Alquiler Protegido. Sin embargo, esto no es lo único que temen cuando alquilan su propiedad.

1.- EL IMPAGO DEL ALQUILER

Si se tiene en cuenta que un gran número de propietarios deciden poner una vivienda en alquiler para pagar la hipoteca de un piso que no es su residencia habitual, el miedo aumenta de manera exponencial. "El propietario de una vivienda dedicada a la inversión y que recupera de forma progresiva la cantidad invertida con el importe del alquiler, también teme que el impago repercuta en dicha inversión", afirma el director de Alquiler Protegido, Alfredo García.

2.- LOS DESPERFECTOS

Junto con el impago, otro aspecto que preocupa bastante al propietario es que no se cuide su propiedad de manera óptima. En este contexto, se recomienda incluir en el contrato un inventario completo y algunas cláusulas que muestren que los desperfectos no ocasionados por el desgaste habitual sean asumidos por el inquilino. "Lo recomendable es pedir como mínimo una o dos mensualidades a modo de mensualidad", añade.

3.- ALQUILER A TERCEROS

A pesar de que la ley arrendataria protege al arrendador ante esta situación, el miedo a que la persona arrendada subarrende la vivienda, ya sea de manera legal o ilegal, y la tercera persona dañe la casa es algo que el propietario siempre tiene presente y que se incrementa cuando se hace de manera ilegal. Casi un 2% de los inmuebles alquilados en España han vivido esta situación a lo largo de la vida del inmueble.

4.- USO DE LA VIVIENDA COMO LOCAL DE NEGOCIO

Otro aspecto que quita el sueño a los arrendadores es la posibilidad de que la persona que alquila el piso lo use para fines distintos a los acordados en el contrato. Esto no se puede realizar a no ser que la junta de propietarios donde se encuentra el inmueble realice un pacto específico. En caso de que la respuesta sea sí, únicamente se podrá usar el inmueble como un despacho o una oficina, dejando de lado las licencias comerciales.

5.- HABITANTES REALES EN LA VIVIENDA

Casi un 10% de los alquileres en España no respetan el número máximo de habitantes por hogar alquilado, existen viviendas alquiladas en las que el contrato se firma con un único inquilino y en las que llegan a vivir más personas de la capacidad máxima admitida.

Según la inmobiliaria, hay casos en los que propiedades de dos dormitorios con capacidad para cuatro inquilinos han llegado a estar habitadas por hasta 8 personas. En este caso, la figura del propietario está protegida y puede terminar con un desahucio, a no ser que sea un caso muy justificado.