24 de junio de 2019
22 de julio de 2016

Isolux negocia la venta de sus líneas de transmisión eléctrica en Brasil a Brookfield

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Isolux negocia la venta de sus líneas de trasmisión eléctricas de Brasil con el fondo canadiense Brookfield, según indicaron a Europa Press en fuentes conocedores de la operación.

Esta venta se enmarcaría dentro del proceso de desinversiones de activos que debe acometer la compañía con el fin de concretar su reestructuración financiera.

Junto a esta desinversión, Isolux también analiza las ofertas recibidas a finales de junio por su filial fotovoltaica T-Solar, de las que ya han quedado dos finalistas aunque el proceso de venta se prolongará un tiempo todavía; así como la venta de activos eólicos en Argentina o el proyecto de la Ciudad de la Justicia de Córdoba.

Según informa 'El Confidencial', la venta de sus líneas de transmisión en Brasil a Brookfield permitiría a Isolux obtener una pequeña plusvalía y desprenderse de en torno a unos 650 millones de euros de deuda ligados al proyecto.

En Brasil, el grupo de ingeniería construye y opera 4.703 kilómetros de líneas de alta tensión y subestaciones asociadas. El proyecto más relevante es la concesión de 1.191 kilómetros de líneas en el Amazonas para unir las ciudades de Manaus y Macapá con el sistema interconectado brasileño.

La compañía trabaja actualmente con la 'hoja de ruta' de sumar a entidades y titulares de bonos adicionales suficientes para lograr la adhesión del 75% de los acreedores necesaria para solicitar antes del próximo 29 de julio la homologación judicial del plan de refinanciación.

RESPALDO DE LOS BANCOS Y BONISTAS.

Isolux se ha garantizado el respaldo de sus bancos acreedores y sus bonistas al plan de rescate de 2.000 millones de euros que ha diseñado para reestructurar su deuda y garantizar su viabilidad.

Los tres grandes bancos acreedores de la compañía, Santander, CaixaBank y Bankia, además del 35% del total de los bonistas, han firmado ya este plan ante el notario.

En virtud de este plan de rescate, los bancos y los bonistas del grupo tomarán el 95% del capital de la empresa de construcción e ingeniería y se harán con su control, dado que canjearán por acciones de la empresa 1.200 millones de euros de deuda, el grueso del pasivo total.

El presidente del grupo, Luis Delso y el vicepresidente, José Gomis, que actualmente controlan el 55% de Isolux, reducirán este porcentaje al 5%.

En cuanto al resto de la deuda, unos 800 millones de euros, se reestructurará en dos tramos, de 200 y 600 millones respectivamente, para pagarla, fundamentalmente con lo que se obtenga, con la venta de activos del grupo, y en un plazo de cinco años.

RELEVO DEL CONSEJO.

Una vez que Isolux logre 'luz verde' del juez a este plan, los bancos relevarán al consejo de administración. Así, Nemesio Fernández-Cuesta, profesional elegido por la banca acreedora, será nombrado presidente de la compañía y de un consejo que sumará nueve miembros.

Dos de ellos, el presidente y el consejero delegado, Antonio Portela, serán ejecutivos, y los otros siete, independientes.

Para leer más