18 de julio de 2019
  • Miércoles, 17 de Julio
  • 15 de abril de 2016

    La junta de REE da el visto bueno a la culminación del proceso de separación de funciones ejecutivas

    Folgado logra el respaldo del 98,4% del accionariado a su reelección como consejero externo

    MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La junta de accionistas de Red Eléctrica de España (REE) ha dado su visto bueno a la culminación del proceso de separación de funciones emprendido por la compañía en julio del año pasado y que concluye con el nombramiento del consejero delegado, Juan Lasala, como primer ejecutivo de la compañía.

    Se culmina así este proceso que dejará todas las funciones ejecutivas en manos del consejero delegado, mientras que las de control y supervisión, corresponderán al presidente, José Folgado.

    Los accionistas de la compañía han aprobado, para ello, la reelección de Folgado como consejero externo, que desempeñará el cargo de presidente no ejecutivo del consejo de administración y de REE, con un 98,4% de votos a favor.

    REE ha celebrado su junta con un quorum de constitución del 60,4%, frente al 57,3% obtenido en la junta del año pasado, informó la compañía.

    Por otra parte, junto a la separación de funciones ejecutivas, la junta de REE votó también las cuentas de 2015, año en el que la compañía incrementó su beneficio un 8,3% en términos homogéneos, hasta los 606 millones de euros.

    CONSEJEROS.

    Además, se dio también el visto bueno a las reelecciones de Fernando Fernández como consejero dominical, con un 94,6% de votos a favor, y Carmen Gómez de Barreda como consejera independiente, con un respaldo del 98,6% de los votos, así como la ratificación de José Ángel Partearroyo como consejero dominical, con un 96,3% de votos a favor, y el nombramiento de Agustín Conde como consejero independiente, con un 99,5% de votos a favor.

    Por su parte, el respaldo del accionariado privado a los puntos relativos a la retribución del consejo de administración ha sido de un 98,5% de media.

    SPLIT Y SUBIDA DEL DIVIDENDO.

    Como en años anteriores, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), accionista de REE con una participación del 20%, se ha abstenido en dichos puntos, "permitiendo que sean los accionistas privados quienes decidan", indicó la compañía.

    También los accionistas, con un 99,6% de votos a favor, acordaron la aprobación de un dividendo anual de 3,21 euros por acción, lo que significa una subida del 7% sobre el año anterior, así como el desdoblamiento del número de acciones de la sociedad mediante la reducción de su valor nominal de dos euros a cincuenta céntimos de euro por acción, a razón de cuatro acciones nuevas por cada acción antigua, sin variación de la cifra del capital social, delegando en el consejo de administración la ejecución del acuerdo. Esta propuesta ha recibido el voto favorable del 99,9% de los accionistas.