20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 23 de enero de 2018

    Kimberly-Clark recortará hasta 5.500 empleos y cerrará 10 fábricas para reducir costes

    DALLAS (ESTADOS UNIDOS), 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Kimberly-Clark suprimirá entre 5.000 y 5.500 puestos de trabajo en cuatro años, lo que equivale al 12% o 13% de su plantilla, en el marco del programa de reestructuración que llevará a cabo la multinacional hasta finales de 2021, que incluirá el cierre de diez centros de producción, con el que pretende ahorrar unos 2.000 millones de dólares (1.628 millones de euros), según ha informado la empresa.

    El propietario de los pañuelos Kleenex y de los pañales Huggies anunció su intención de "cerrar o vender" diez centros de producción y aumentar su capacidad en el resto para mejorar la escala y los costes de la empresa, así como el abandono de algunos negocios con márgenes más bajos.

    Kimberly-Clark ha establecido un programa de ahorro de costes de más de 1.500 millones de dólares (1.221 millones de euros) entre 2018 y 2021 mediante mejoras de la productividad en sus fábricas y optimizando los costes de sus materias primas y del diseño de productos.

    Asimismo, la multinacional pretende generar un ahorro anual de costes de entre 500 y 550 millones de dólares (407 y 447 millones de euros) mediante la reducción de su plantilla en un rango de entre 5.000 y 5.500 efectivos, el 12% o el 13% del total.

    "Se prevé que el programa afecte a la totalidad de los segmentos de negocio de la empresa y las organizaciones en cada región geográfica principal", señaló la compañía.

    El presidente y consejero delegado de Kimberly-Clark, Thomas J. Falk, destacó que este plan de reestructuración "acelerará" la vuelta de la compañía a sus objetivos de crecimiento a largo plazo. "Es la mayor reestructuración que acometemos desde 2003 y hará que nuestra compañía sea más ágil, fuerte y rápida", añadió.

    "Combinados, generarán más de 2.000 millones de dólares de ahorro en los cuatro próximos años, proporcionándonos fondos sustanciales para un crecimiento rentable", añadió.

    RESULTADOS.

    Kimberly-Clark obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.278 millones de dólares (1.854 millones de euros) en 2017, una cifra que representa un incremento del 5,2% respecto al resultado de 2016, con una facturación de 18.259 millones de dólares (14.859 millones de euros), un 0,3% más.

    En el cuarto trimestre, la multinacional se vio favorecida por la reforma fiscal aprobada en EEUU, logrando un beneficio atribuido de 617 millones de dólares (502 millones de euros), un 22% más, con unas ventas netas de 4.582 millones de dólares (3.728 millones de euros).