5 de diciembre de 2020
19 de septiembre de 2017

Lorenzo y Ormaetxea (CNMC) reivindican su independencia y justifican su denuncia como "deber deontológico"

Lorenzo y Ormaetxea (CNMC) reivindican su independencia y justifican su denuncia como "deber deontológico"
EUROPA PRESS

Los consejeros readmitidos tras sentencia judicial reclaman más medios y competencias para los reguladores

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Bernardo Lorenzo y Xabier Ormaetxea, los dos consejeros propuestos por el Gobierno para formar parte del consejo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en cumplimiento de la sentencia judicial que mandataba su reingreso en las instituciones regulatorias, han reivindicado la necesaria independencia de estos órganos y han justificado su denuncia como un "deber deontológico".

El conflicto jurídico que provocó su cese de la extinta Comisión Nacional de las Telecomunicaciones (CMT) y que ha desembocado en su vuelta ha protagonizado tanto su intervención como el posterior debate político durante su comparecencia ante la Comisión de Economía, Industria y Competitividad del Congreso para que la Cámara Baja pueda pronunciarse sobre su idoneidad, antes de su nombramiento en firme por parte del Ejecutivo.

Ormaetxea ha señalado que su cese "vulneraba la normativa europea de comunicaciones electrónicas y el principio de independencia que debe regir en toda la actividad regulatoria", por lo que entendió que su "deber deontológico" era recurrir judicialmente.

En este sentido, ha lamentado que la sentencia se quedara mediáticamente como "una anécdota", porque está convencido de que tiene "gran trascendencia". "Refuerza y matiza la independencia de los reguladores, tanto de los poderes regulados como políticos, y viene a consolidar la existencia del derecho regulatorio", ha explicado.

Así, Ormaetxea ha destacado que las sentencias, tanto la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea como la del Supremo, reconocen que "existen unos principios comunes a todos los sectores de la economía sometidos a regulación que conforman este derecho regulatorio, que se está consolidando en Europa". "No es un asunto español, sino que tiene importancia en toda Europa", ha aseverado.

TRANSPARENCIA E INDEPENDENCIA ECONÓMICA

Por su parte, Bernardo Lorenzo ha subrayado varios aspectos que considera importantes para la actividad del regulador, destacando la independencia económica en la que, a su juicio, los organismos reguladores deberían poder profundizar a través de la recaudación independientemente del Ejecutivo.

Lorenzo ha destacado que los reguladores requieren de medios financieros suficientes y recursos humanos para poder desarrollar su actividad con eficacia, así como de "competencias suficientes y amplias" para poder ejercer su gestión de manera "efectiva y parcial".

Asimismo, ha destacado la importancia de poder elevar propuestas legislativas y de la transparencia, tanto en la difusión de datos e informes, como de las decisiones y las reuniones con el sector público y privado.

"En mi opinión, tanto el presidente como sus consejeros tienen que rendir cuentas de cualquier aspecto, no sólo de memorias anuales, y el control jurisdiccional, de la Intervención General del Estado y el Tribunal de Cuentas", ha sostenido.