21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 23 de junio de 2016

    Medidas sobre la energía propuestas por los partidos para el 26J

    Medidas sobre la energía propuestas por los partidos para el 26J
    EUROPA PRESS

    MADRID, 23 Jun. (EDIZIONES) -

    En los programas de los partidos políticos para las elecciones generales del 26 de junio se apuesta de manera generalizada por fomentar las energías renovables, favorecer la descarbonización y la independencia energética, y reducir el precio de la factura eléctrica a la par que se mantiene la seguridad jurídica del sector. Aquí están algunas de las propuestas concretas:

    PP

    El PP considera que es el "momento" de construir una política energética que mire a largo plazo, aproveche al máximo los recursos que se tienen en España e impulse la competitivdad y la creación del empleo, y que haga la energía más accesible para todos y colabore en la lucha contra el cambio climático de forma eficiente.

    Además, aboga por congelar la factura eléctrica dependiente del Gobierno y por garantizar que no se generen déficits en el sector energético. Asimismo, se comprometen a reducir los impuestos sobre la generación eléctrica.

    Se comprometen también a mantener las centrales nucleares, culminar la construcción del almacén temporal centralizado (ATC) y dar un futuro a la minería "competitiva", a la par que defienden la necesidad de apostar por la movilidad con vehículos eléctricos y de biocarburantes, impulsar el transporte de mercancías ferroviario, y potenciar la rehabilitación de viviendas y los programas de eficiencia en sectores específicos y servicios públicos.

    En este sentido, el PP destinará en cuatro años más de 1.800 millones de euros del Fondo Nacional de Eficiencia Energética para cumplir con los objetivos de ahorro de 2020, y asegura que impulsará la creación de nuevos fondos para reforzar el bono social y garantizar que todos los consumidores vulnerables se beneficien.

    Asimismo, seguirá profundizando en las reformas para disponer de una energía competitiva, con un marco regulatorio estable y sostenible financieramente para que el sector industrial pueda crecer y crear empleo contando con la certeza de un acceso eficiente a este recurso fundamental.

    PSOE

    Los socialistas hacen de la transición energética uno de los ejes de su programa, consideran que "la apuesta por las energías renovables son claves" y por eso proponen un Pacto de Estado de la Energía que prevea la creación de una Comisión para la Transición Energética que acabe alumbrando una nueva ley en la que las renovables y el autoconsumo tengan un papel central y sin "trabas" como los peajes de respaldo.

    Además, apuestan por reducir los hidrocarburos, restringir nuevas prospecciones de gas y petróleo, prohibir el fracking, revisar el proyecto de ATC de Villar de Cañas y cerrar ordenadamente todas las centrales nucleares, comenzando por Garoña. También impulsarán una auditoría de los costes de la tarifa energética.

    Su promesa para dar cobertura a los consumidores vulnerables pasa por garantizar un suministro mínimo de luz y gas del 1 de noviembre al 31 de marzo, y apuestan asimismo por impulsar la fiscalidad verde para desincentivar conductas contaminantes y poco eficientes.

    Asimismo, plantea dar financiación a la rehabilitación de edificios para que en 2025 se llegue a 200.000 viviendas al año y se generen unos 200.000 empleos, rehabilitar el 3% de la superficie de los edificios de la Administración central cada ejercicio, facilitar un cambio de modelo en las ciudades restringiendo incluso el acceso de vehículos privados e impulsar la movilidad verde.

    CIUDADANOS

    La formación naranja también se compromete a eliminar las "trabas" al autoconsumo, con la aprobación de un Plan Estratégico de Transición Energética 2030-2050, y a facilitar el uso de tecnologías de almacenamiento, fomentando la I+D+i en el ámbito de la energía.

    También apostará por que en 2050 el sistema energético español se centre más en las energías renovables y el autoconsumo energético. Asimismo, quieren cumplir con los objetivos comunes europeos para el reciclado del 65% de los residuos municipales antes de 2030. También se comprometen a bajar a la factura energética y a implantar medidas de eficiencia energética.

    Con respecto al bono social, se comprometen a reforzarlo, puesto que no creen que la garantía de un servicio básico de electricidad deba articularse exclusivamente a través de subvenciones, ya que entienden que las familias en situación de emergencia social deben ser objeto prioritario de inversiones públicas para erradicar este problema.

    Además, también promoverán la eficiencia energética en sectores como la construcción, la agricultura, la industria o el transporte y el ahorro energético por parte de los consumidores y productores.

    UNIDOS PODEMOS

    El tema energético es el primer asunto que la convergencia entre Podemos e Izquierda Unida recogen en su programa electoral '50 pasos para gobernar juntos'. Su principal apuesta es un Plan Nacional de Transición Energética, que tiene como objetivo la modernización económica, la eficiencia empresarial y un sistema energético totalmente descarbonizado para 2050.

    Esta plan se centrará en mejorar la eficiencia energética y a la reducción del consumo energético en edificios, transporte, industria y sistemas de distribución eléctrica. Su objetivo central será la rehabilitación energética de viviendas y edificios de la Administración.

    Además, la formación se compromete a hacer una auditoría de la deuda acumulada y de los costes de todo el sistema, establecer controles efectivos para las prácticas oligopólicas, modificar el marco regulador, aprobar una regulación de autoconsumo y adoptar medidas para reducir el precio de la energía en la industria.

    Por otro lado, sustituirán progresivamente el uso de energías fósiles por renovables, se comprometen a cerrar definitivamente la central nuclear de Santa María de Garoña, a la recuperación por parte del Estado de las centrales hidroeléctricas cuyas concesiones a empresas privadas que caduquen y a prohibir el uso del 'fracking'.