4 de diciembre de 2020
21 de diciembre de 2018

Moody's mantiene el rating 'A2' de GSK tras su fusión parcial con Pfizer

Moody's mantiene el rating 'A2' de GSK tras su fusión parcial con Pfizer
EUROPA PRESS - ARCHIVO

LONDRES, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

La agencia de calificación crediticia Moody's ha decidido mantener en 'A2' con perspectiva negativa el rating de la farmacéutica británica GlaxoSmithKline (GSK) tras sus planes de fusionar con Pfizer sus negocios de medicamentos sin receta en una sociedad conjunta.

"Confirmamos la calificación 'A2' de GSK después de su reciente anuncio de crear una empresa conjunta de medicamentos sin receta con Pfizer, lo que crea un líder mundial en varios sectores de productos y mejora aún más los márgenes de ganancias de GSK", ha explicado el vicepresidente de Moody's y principal analista para GSK, Knut Slatten.

"No obstante, la perspectiva es negativa debido a las incertidumbres que se mantienen sobre su perfil crediticio, ya que avanza hacia un perfil de negocio menos diversificado", ha alertado.

Moody's ha asegurado que no se anticipa ninguna presión al alza que afecte a la nota de la firma. No obstante, la agencia consideraría una "estabilización" de la perspectiva si la relación entre la deuda y el beneficio bruto de explotación (el ratio deuda/Ebitda) cae por debajo de las tres veces en 2019.

Del lado negativo, GSK podría ver reducida la nota crediticia si decide comprar una gran empresa antes de integrar por completo sus operaciones de medicamentos sin receta en la firma creada con Pfizer.

SINERGIAS

A través de esta alianza, GSK espera generar "sustanciales ahorros de costes", que cifra en unos 500 millones de libras (555 millones de euros) anuales hasta 2022, mientras que prevé asumir un impacto extraordinario de unos 900 millones de libras (998 millones de euros) en metálico y de otros 300 millones de libras (333 millones de euros) en cargas distintas al efectivo.

Además, la farmacéutica británica tiene previsto destinar hasta 1.000 millones de libras (1.109 millones de euros) procedentes de desinversiones a cubrir los costes previstos de la integración, añadiendo que reinvertirá en su actividad hasta el 25% del ahorro de costes generado con la fusión para impulsar la innovación y aprovechar otras oportunidades de crecimiento.

Por su parte, Pfizer calcula que la operación permitirá reducir en 650 millones de dólares (570 millones de euros) sus costes, añadiendo que, al controlar menos del 50% de la sociedad, desconsolidará esta de sus cuentas una vez completada la fusión, lo que tendrá un ligero impulso positivo en los márgenes operativos de la compañía durante los próximos años.

Según los términos de la transacción, que se cerraría en la segunda mitad de 2019 a la espera de recibir el visto bueno de los accionistas de GSK, el laboratorio británico contará con una participación del 68% en la 'joint venture', así como con seis puestos en su consejo, mientras la estadounidense controlará el 32% restante y nombrará a tres consejeros.

Para leer más