19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 21 de febrero de 2010

    Las negociaciones de AENA con los controladores se reanudarán la próxima semana

    MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y los controladores aéreos retomarán la próxima semana las negociaciones sobre el convenio colectivo, que llevaban bloqueadas desde 2004 y cuya ruptura definitiva desembocó en el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros del pasado 5 de febrero por el cual el Ministerio de Fomento asume de nuevo la organización del trabajo del colectivo.

    De hecho, en el mismo Decreto, el Gobierno explicaba que tras 65 reuniones con los controladores aéreos para la firma de un nuevo pacto, había sido totalmente "imposible" alcanzar un acuerdo.

    No obstante, el escenario ha cambiado desde la publicación del Real Decreto, y el presidente de AENA, Juan Ignacio Lema, afirmó esta misma semana que el ente público está abierto a "cualquier punto de negociación" con los controladores aéreos dentro del nuevo marco legal establecido por el decreto.

    El objetivo, según recalcó, es llegar a un estado "que garantice el derecho de los ciudadanos a volar sin sobresaltos" y el recorte de costes necesario para recuperar competitividad.

    En este sentido, destacó que el gestor aeroportuario perseguirá llegar a un acuerdo con los controladores por el cual se pacten retribuciones "en la media o un poco mejores" que sus colegas europeos y que el colectivo se sienta cómodo con formar parte de AENA y se garantice tanto la seguridad como el recorte de costes.

    Además, garantizó la "normalidad en el servicio" para Semana Santa aludiendo a la profesionalidad del colectivo y a las conversaciones mantenidas con los controladores, entre ellas la reunión que mantuvieron ambas partes el pasado 9 de febrero, días después de que se lanzara el decreto y en la que se acordó retomar las negociaciones sobre el convenio quince días después.

    Los controladores, por su parte, se quejaron tras la publicación del decreto de presuntas injerencias de AENA en la organización del trabajo que podrían afectar a la seguridad y que dificultaban la operatividad, aludiendo a una operación de calibración en el aeropuerto de Madrid-Barajas que presuntamente creó problemas, unas afirmaciones que fueron desmentidas por el ente público.

    NORMALIDAD EN SEMANA SANTA

    Precisamente, garantizar el servicio en los aeropuertos de cara a Semana Santa ha sido uno de los puntos más importantes en las negociaciones, ya que el 1 de abril vencía el acuerdo de ampliación de jornada que había sido firmado por ambas partes para cubrir el servicio el ausencia de renovación del convenio.

    Tras algunos problemas en los aeropuertos canarios, atribuidos a presuntas huelgas encubiertas de los controladores que fueron desmentidas por el colectivo, se intensificaron las negociaciones entre el gestor aeroportuario y el sindicato USCA, que agrupa al 95% de la plantilla de los más de 2.300 controladores con los que cuenta AENA, que tenían entre uno de sus principales objetivos evitar problemas en los aeropuertos en Semana Santa.

    Controladores y AENA se habían reunido para encontrar una solución a la renovación del convenio y a los elevados costes de la navegación aérea, causados, según el gestor aeroportuario, por el ingente coste del control aéreo, inflado por las 600 horas extraordinarias anuales de media que realizaba cada controlador a un precio 2,65 veces superior al pagado por cada hora ordinaria.

    El objetivo del Gobierno es reducir desde los 350.000 euros anuales de media del salario del controlador hasta los 200.000 euros anuales, para reducir las tasas de navegación de España, las más elevadas de Europa, una media de un 14% o un 15% durante los próximos tres años.

    No obstante, el pasado 1 de febrero USCA anunció la "ruptura unilateral" de las negociaciones con AENA, mientras que el gestor aeroportuario denunció la actitud del sindicato, al que acusaba de no presentar propuestas que redujeran los costes, sino lo contrario.

    El Real Decreto, que ya obtuvo la validación del Congreso, contempla una jornada máxima para los controladores de 1.750 horas y un máximo de 80 horas extras, además de una serie de sanciones y de medidas disciplinarias que podrían desencadenar el despido del controlador si no se reincorpora a su trabajo dentro del horario establecido.

    Además, entre otras novedades, supone la liberalización del control aéreo de las torres de los aeropuertos, que se someterá a concurso público, aunque Fomento aún no ha dado detalles de la planificación de este proceso, que podría durar tres años, según lo avanzado en el Real Decreto

    Por otro lado, el Real Decreto establece la aplicación de servicios de información de vuelo AFIS para entre seis y nueve de los aeropuertos con menor tráfico, según avanzó esta semana Lema, quien destacó que solución avalada por la OACI que se aplicará lo antes posible.

    El nuevo marco legal abole "privilegios" del sector como la licencia especial de retiro, que consiste en una prejubilación a los 52 años en virtud de la cual se cobraba hasta los 65 años 170.000 euros anuales sin trabajar.