17 de octubre de 2019
22 de marzo de 2016

Ocho propuestas para solucionar los problemas de los autónomos

Ocho propuestas para solucionar los problemas de los autónomos
EUROPAPRESS

MADRID, 22 Mar. (EDIZIONES) -

El sector de trabajadores autónomos ha sido uno de los más golpeados por la crisis financiera que se inició en 2008. Este colectivo, que actualmente está formado por 3.156.190 profesionales y que representa el 18,4% de los afiliados a la Seguridad Social, se enfrenta a unos retos y problemáticas muy distintos a los de aquellos que trabajan por cuenta ajena.

El acceso a la financiación, las bajas pensiones de jubilación y la dificultad para encontrar a jóvenes dispuestos a tomar las riendas de los negocios familiares ponen en jaque a muchas de las empresas regentadas por autónomos.

Por ello, la Organización de Profesionales y Autónomos (OPA) ha elaborado una lista de ocho propuestas para mejorar la situación de este colectivo y facilitar su progresión económica y social con la finalidad de garantizar el bienestar de este importante sector.

1. AUMENTAR LOS MECANISMOS DE FINANCIACIÓN

Las trabas que las entidades financieras ponen a los autónomos para concederles crédito son algunas veces infranqueables. Por ello, facilitar el acceso de estos profesionales a las líneas ICO sería favorable para ellos.

Pero para que este acceso se hiciera efectivo, se requeriría también una simplificación de los trámites y las exigencias, así como que se desvincule la concesión de estos créditos de las entidades bancarias.

Otro aspecto importante pasa por ampliar esta forma de financiación a los emprendedores así como por la utilización de redes institucionales transparentes y asociaciones de autónomos para agilizar los trámites y la información al respecto.

2. CUOTA FIJA ADAPTADA A LAS GANANCIAS

Muchos autónomos y emprendedores tienen problemas para afrontar la cuota de cotización social. Por eso, una propuesta para combatir estas incompatibilidades de pago puede ser establecer cuotas adaptadas a los ingresos reales de cada profesional.

3. GARANTIZAR EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY DE MOROSIDAD

Muchos autónomos atraviesan apuros financieros debido a la acumulación de facturas que les son impagadas. Y es que la morosidad tanto de clientes privados como de entidades públicas pueden hacer que un trabajador independiente se vea obligado a cerrar su negocio.

Por ello es necesario que se garantice el cumplimiento escrupuloso de la Ley de Morosidad y que tanto entidades públicas como privadas abonen sus facturas dentro de los plazos legales establecidos.

También considera necesario que las deudas vencidas y no liquidadas por parte de una Administración pública sirvan para compensar las liquidaciones de impuestos de los autónomos, así como que se cree un fondo de reserva para que los pequeños empresarios cobren sus facturas pendientes con otras empresas más grandes, aunque estas desaparezcan o se declaren en quiebra.

4. CONTROLAR LA COMPETENCIA DESLEAL

La economía sumergida y la competencia desleal afectan, y mucho, a los trabajadores autónomos que cotizan a la Seguridad Social. Por ello, es necesario mejorar los instrumentos para combatirlas. Entre ellos, la regularización del trabajo autónomo a tiempo parcial y dando mejores incentivos a los cotizantes.

5. FLEXIBILIZAR LOS REQUISITOS PARA COBRAR EL PARO

Son muchos los requisitos que debe cumplir un autónomo para demostrar el cese de actividad y poder cobrar la protección por el fin de la misma. Por ello, es necesario rebajar las exigencias y acercar más la situación de este colectivo a la de los trabajadores del régimen general de la Seguridad Social.

6. AUMENTAR LA PROTECCIÓN SOCIAL

Es habitual que, para ahorrar dinero en casos de falta de liquidez, los autónomos se decanten por la cotización mínima a la hora de declarar las horas trabajadas a la seguridad social.

Este hecho provoca que los trabajadores independientes se enfrenten a pagas de jubilación menores, así como a bajas laborales inferiores, lo que hace necesaria una mayor intervención de los servicios sociales para garantizar que sus cuidados sean los mismos que los de un trabajador por cuenta ajena.

7. MÁS AYUDAS A LOS JÓVENES

El relevo generacional es cada vez más difícil. Actualmente, menos del 15% de las empresas regentadas por autónomos consigue llegar a la tercera generación. Esto hace necesario que se incentive a las generación más jóvenes con ayudas y una reglamentación adecuada.

8. EDUCAR EN EMPRESA

En España falta cultura empresarial, por lo que es necesario llevar a cabo medidas para fomentar la cultura empresarial en la educación a todos los niveles.