3 de agosto de 2020
15 de abril de 2009

La ocupación media de los hoteles en Semana Santa desciende un 5% en Las Palmas de Gran Canaria y llega al 75%

La crisis y el mal tiempo provocan en Semana Santa una caída de la ocupación hotelera de diez puntos en toda España

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA/MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ocupación media de los hoteles de Las Palmas de gran Canaria durante las vacaciones de Semana Santa ha descendido un 5 por ciento respecto a 2008 y se situó el 75 por ciento, llegando al 80 por ciento en los días festivos, según avanzó hoy la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT).

Por su parte, en Lanzarote los establecimientos hoteleros ocuparon un 80 por ciento de sus plazas en Semana Santa, mientras que en Fuerteventura fue de un 70,25 por ciento. Además, a nivel nacional, la ocupación hotelera se situó en el 75 por ciento, lo que supone un descenso de diez puntos porcentuales, debido a la crisis económica y al mal tiempo. La actual coyuntura afectó a la estancia media y a los precios, que se rebajaron un 10 por ciento en comparación con la Semana Santa del pasado año. Asimismo, la situación meteorológica en el Norte de España produjo cancelaciones de última hora y regresos anticipados.

Según los datos publicados hoy por la CEHAT, en la línea con las previsiones adelantadas antes de las vacaciones, en los días centrales de fiesta la ocupación media superó el 75 por ciento.

Asimismo, las comunidades autónomas de interior y algunas provincias de Andalucía consiguieron mejorar los resultados obtenidos el pasado año, frente al ligero descenso de Levante, Canarias y Cataluña.

Los turistas españoles dominaron las reservas hoteleras en Semana Santa, teniendo en cuenta que más del 85 por ciento de los visitantes fueron nacionales en todas las comunidades autónomas, con excepción de Baleares, Canarias y algunas zonas costeras.

DESTACAN ANDALUCÍA Y LAS COMUNIDADES DE INTERIOR

Por comunidades autónomas, la CEHAT subrayó los buenos datos de Andalucía, que fue una de las que cerró "mejor" la Semana Santa, así como el buen comportamiento de las comunidades de interior.

Así, destaca la ocupación del 95 por ciento de los hoteles de Granada y del 90 por ciento en los días festivos en Sevilla, que registró la mayor ocupación el viernes, frente al jueves como en años anteriores, "lo que significa un recorte en los días de vacaciones". Por contra los hoteles de la costa andaluza no llegaron a superar el 63 por ciento en los días festivos, mientras que los de Sierra Nevada alcanzaron el 75 por ciento.

En cuanto a la Comunidad Valenciana, otro de los destinos tradicionales en estas fechas, Valencia registro una ocupación media del 80 por ciento, mientras que en el litoral de Alicante, Benidorm llegó a cubrir el 90 por ciento de las plazas en los días festivos. En Castellón los hoteles se llenaron entre un 85 por ciento en sus localidades de Costa y el 90 por ciento en el interior.

En Baleares, Mallorca registró una ocupación media de entre el 65 por ciento y el 80 por ciento en los hoteles turísticos abiertos --muchos de ellos todavía están cerrados--, a excepción de la Playa de Palma que ha tenido una ocupación de hasta el 85 por ciento gracias al turismo alemán; dato similar al registrado en Ibiza y ligeramente inferior en Menorca.

En Murcia, alcanzó en torno al 65 por ciento en la ciudad y el 75 por ciento en la costa, pero se situó en el 100 por ciento en las ciudades del interior, con gran tradición de procesiones. Respecto a la Manga, registró una ocupación media entre el 9 al 12 de abril del 81 por ciento.

En Cataluña, los hoteles de la Costa Brava ocuparon el 63 por ciento de sus plazas, los de Barcelona el 75 por ciento y los de Costa Dorada, del 6 al 10 de abril tuvieron una ocupación del 71 por ciento y del 10 al 13 de abril, un 76 por ciento, un 8 por ciento y un 11 por ciento más, respectivamente, que en 2008.

Por otro lado, las comunidades de interior volvieron a consolidarse entre las más demandadas entre los españoles que aprovecharon la Semana Santa para viajar.

Así, en Castilla y León, León alcanzó una ocupación del 85 por ciento en los días principales de vacaciones, mientras que Valladolid ocupó el 80 por ciento de sus plazas hoteleras en esos mismos días. Salamanca registró una ocupación media del 78,9 por ciento mientras que Burgos del 72,7 por ciento entre jueves y domingo.

En Castilla la Mancha, los hoteles de Toledo llegaron a superar el 90 por ciento e incluso a alcanzar el 100 por ciento en algunos casos durante los días festivos de Semana Santa, mientras que en Ciudad Real, la ocupación más alta se situó jueves y viernes con un 85-90 por ciento de las plazas vendidas.

Respecto a Extremadura, los hoteles estuvieron ocupados de jueves a domingo en un 82,6 por ciento, seis puntos menos que en 2008, y recibieron en su mayoría turistas procedentes de Madrid, Andalucía y de la propia comunidad.

Por otro lado, en Aragón, los hoteles Zaragoza tuvieron una ocupación media del 79 por ciento, de jueves a domingo, con datos superiores a ese porcentaje como el alcanzado el viernes, día en el que los hoteles estuvieron ocupados al 92 por ciento.

En cuanto a las comunidades del Norte, en Galicia la ocupación hotelera se situó en un 68% en el caso de La Coruña, siete puntos por debajo de las previsiones iniciales; en la provincia de Lugo en un 90 por ciento, de jueves a domingo, en Orense estuvieron casi completos en los establecimientos del casco histórico y por encima del 95 por ciento en los balnearios de Laias, Arnoia y Lobios, mientras que en Pontevedra, la ocupación se situó en torno a un 68 por ciento.

Respecto a Asturias, la ocupación media del lunes al domingo se situó en un 60 por ciento y en los días centrales de Semana Santa alcanzó un 73 por ciento, porcentaje inferior al del año pasado, mientras que en País Vasco, los hoteles de Bilbao ocuparon el 80 por ciento de sus plazas, en buena medida gracias a las ofertas de última hora.

En Cantabria, la ocupación alcanzó el 67 por ciento, nueve puntos menos que en 2008, pero el turismo rural creció significativamente esos días, con una ocupación del 90 por ciento de las plazas hoteleras, dato superior al registrado el pasado año.

La Rioja obtuvo una ocupación media del 50 por ciento, porcentaje que creció hasta el 80 por ciento a partir del jueves al domingo, diez puntos porcentuales menos.