17 de noviembre de 2019
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • Viernes, 15 de Noviembre
  • 7 de marzo de 2014

    Patronal vasca afirma que los incidentes del lunes "perjudican a los vascos" y no ayudan a "vender país"

    BILBAO, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, afirma que los incidentes registrados este lunes con motivo del Foro Global España 2014 "perjudican a los vascos" y no ayudan "a situar a Euskadi de puertas afuera y a vender país".

    En un post titulado "Sobrevolando los problemas" colgado en su blog, destaca que uno de los acontecimientos económicos "más relevantes" que ha tenido lugar esta semana en Euskadi ha sido la celebración del Global Forum Spain.

    Luja indica que, al margen del contenido del encuentro, una cita "al más alto nivel" como la de este pasado lunes "representa un hecho indudablemente positivo y, como tal, bienvenido".

    "Se esté o no de acuerdo con lo que representan las importantes personalidades y organismos que acudieron al evento o con los mensajes por éstos transmitidos, la posibilidad de acoger un acto de tan destacada proyección internacional es algo de lo que no podemos más que congratularnos por cuanto ayuda a situar a Euskadi de puertas afuera y a vender país", añade.

    Lujua afirma que ayuda a situar Euskadi si lo que se muestra es la cara de una tierra "hospitalaria, moderna y desarrollada", más que la del "vandalismo injustificable y sin sentido en que derivaron las movilizaciones programadas y que a quien fundamentalmente ha perjudicado es a los propios vascos".

    CONTENIDO DE LA CUMBRE

    Sobre el contenido de la Cumbre, cree que "se echó quizá en falta, especialmente entre las autoridades internacionales, un discurso más centrado en las preocupaciones que vive hoy la economía real y seguramente también más novedosas aportaciones sobre cómo avanzar en la recuperación, al margen de las tradicionales recetas de ajustes y reformas".

    "Siendo seguramente tales reformas necesarias, e incluso en algunos casos inaplazables para evitar nuevos riesgos, dio la sensación de que muchos problemas se sobrevolaron, que la macroeconomía se impuso a formulaciones más concretas sobre cómo apuntalar el crecimiento, sobre cómo conseguir mejoras urgentes en el ámbito empresarial y del empleo, precisamente los que hoy más sufren las consecuencias de la crisis y de las políticas diseñadas a su amparo", indica.

    Lujua cree que hubo cierto "consenso general" sobre lo que se ha avanzado y de la "creciente mejora" de las expectativas, pero también "sobre lo mucho que queda por hacer, sobre las debilidades y riesgos".

    Tras recordar otros de los temas que se abordaron, indica que fue "una jornada intensa, positiva, de debate e intercambio, pero de pocas conclusiones y menos soluciones, quizá porque tampoco era el objeto, quizá porque las concreciones deben discurrir por otros ámbitos y derroteros".

    "Para quienes palpamos más a pie de tierra la vida empresarial, las dificultades del día a día de nuestro tejido productivo, nos faltó, con todo, una mayor cercanía a la realidad que solo vimos expresada en las consideraciones de los representantes empresariales y del lehendakari cuando pedía una mayor preocupación por el rescate de la economía real, porque definitivamente fluya la financiación hacia las empresas, por la necesidad de políticas de estímulo, que incentiven la producción, la inversión, el consumo y el empleo", apunta.

    Lujua cree que hay que seguir realizando un "esfuerzo" y "ahondar en la reformas" si se quiere garantizar la estabilidad, la confianza y los buenos resultados macroeconómicos y si se quiere que lleguen la inversión y las buenas calificaciones exteriores.

    El presidente de Confebask cree que que, "o es menos cierto, que a menudo, y también en este caso, se nota poca apuesta por impulsar el crecimiento, por entender que es sobre lo pequeño y lo próximo, sobre la suma de muchos esfuerzos y sacrificios, individuales y colectivos, sobre lo que se construyen las grandes magnitudes desde las que hoy otros nos observan y valoran".

    Lujua indica que, en ese día a día "cercano y palpable" que procura el crecimiento, el empleo y el desarrollo "están sin duda hoy las empresas y su competitividad".

    "Empresas que, son el proyecto corresponsable de todas las personas que las integran y a las que tenemos que cuidar para seguir construyendo país. Empresas que necesitan entornos laborales, financieros, energéticos o fiscales competitivos. Empresas, que, pese a las dificultades sigan aportando inversión, innovación, gestión avanzada, tecnología, recursos públicos, progreso y bienestar", señala.

    Lujua, tras señalar que son temas de los que habrá que seguir hablando, indica que todo lo que posicione a nuestras ciudades como sede de acontecimientos de trascendencia "es algo a lo que no podemos, ni debemos nunca renunciar". "Algo por lo que dar también las gracias a quien nos facilitó la oportunidad", agrega.