20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 5 de julio de 2016

    La producción de papel se ralentiza al crecer un 2,6% hasta mayo

    La producción de papel se ralentiza al crecer un 2,6% hasta mayo
    ENCE

    MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La producción de papel creció un 2,6% en los cinco primeros meses, un ritmo inferior al acumulado del primer trimestre (+4,7%), debido a que la producción en abril creció sólo el 0,6% y en mayo bajó un 1%, según los datos avanzados por Enrique Isidro, presidente de la patronal Aspapel.

    Isidro señaló que estos datos, que ponen en evidencia una "clara desaceleración" en la producción del segundo trimestre, son "buena prueba" de la fragilidad de la recuperación del sector.

    "El reto fundamental ahora -explicó- es la consolidación de esta incipiente y aún frágil recuperación. Para ello es necesario mejorar las condiciones de competitividad, crear un caldo de cultivo en el que pueda desarrollarse la actividad industrial".

    En su opinión, eso pasa por un precio "competitivo" de la energía para la industria, el desarrollo de infraestructuras y una regulación que permita mejorar la logística y el transporte, la defensa de los intereses de la industria española y europea en el marco de la política comercial de la UE y el estímulo a la I+D+i.

    El ejercicio 2015 es el del inicio de la recuperación del sector, que ha visto por fin crecer la producción papelera, aunque lejos todavía de poder aprovechar el tirón de la demanda interna. El 2,6% de incremento en la producción de papel está aún muy por debajo del 5,6% de crecimiento del mercado interior, que se ha cubierto en buena parte con la importación, que registra un aumento del 2,3%.

    PÉRDIDA DE COMPETITIVIDAD POR LA REFORMA ENERGÉTICA

    Las exportaciones de papel retrocedieron por la pérdida de competitividad derivada de la reforma energética y disminuyeron en 2015 el 4,1%, según datos de Aspapel, que ha presentado este martes el informe estadístico anual del sector papelero y la actualización 2016 de la memoria de sostenibilidad del papel.

    Pese a ello, España exporta el 45% del papel y el 44% de la celulosa que produce. Por otro lado, el incremento de las inversiones del 29% en 2016, hasta 228 millones, confirma el nuevo ciclo inversor iniciado en 2014.

    En los últimos diez años, pese a la crisis, el sector invirtió casi 2.800 millones de euros. Se trata de inversiones destinadas fundamentalmente a aumento de la capacidad de producción, reducción de costes y renovación tecnológica e innovación, así como calidad y medioambiente.

    Entre los seis grandes productores de papel de la UE, España es el que más crece. Alemania, el primer fabricante europeo, se mantiene en un volumen similar al de 2014. Los grandes productores nórdicos _Suecia y Finlandia_ ven disminuir su producción, al igual que Francia. Y solo Italia, con un incremento de la producción de papel del 2,2%, se acerca al dato español de 2015.

    RECUPERACIÓN DEL CONSUMO

    En cuanto al consumo, en el ejercicio 2015 se consolidó la recuperación del consumo de papel iniciada ya el año anterior. Las 6.607.300 toneladas consumidas suponen un crecimiento del 5,6%, que dobla el crecimiento del año anterior y se sitúa muy por encima del incremento del PIB (+3,2%). Pese a este buen ritmo de recuperación, el sector está lejos todavía del récord histórico de 7,9 millones de toneladas que se registró en 2006. En el primer trimestre de 2016, el consumo repuntó un 8%.

    España es el quinto consumidor de papel de la UE, por detrás de Alemania, Italia, Reino Unido y Francia. El consumo per cápita fue de 142 kilos, frente a los 135 kilos del año anterior.

    Con 71 fábricas de papel y 10 de celulosa, el sector da empleo directo en España a 16.320 personas, a las que hay que añadir 85.000 empleos indirectos. El empleo se mantuvo prácticamente estable en 2015. En los últimos diez años los índices de accidentalidad se han reducido a la mitad.