22 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

El PSOE pide al PP que deje de criticar al Gobierno y "arrime el hombro" para aprobar los PGE

El PSOE pide al PP que deje de criticar al Gobierno y "arrime el hombro" para aprobar los PGE
EP

MADRID/VALENCIA, 27 Sep. (OTR/PRESS) -

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, reclamó hoy al PP que "haga por unas horas un ejercicio de patriotismo", que "abandone la crítica y arrime el hombro" para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2009, al tiempo que instó al principal partido de la oposición a que diga "dónde" recortaría las cuentas del Estado. Mientras, el PP ahondó en las críticas que ya lanzó ayer a los PGE. Su portavoz en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró las cuentas como una forma de reconocer que "hay una gran crisis" y que el Gobierno "no tiene ni idea" de cómo salir de ella.

Durante su intervención en el XI Congreso del PSOE valenciano, Blanco pidió al PP que "se sume a apoyar las políticas que ayudan a las personas con más dificultades y que no piensen tanto" en el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "y sí en España y los españoles". "Que abandonen esa idea de que cuanto peor le vaya a los españoles, mejor les irá a ellos", afirmó el vicesecretario general del PSOE, que criticó que el PP no haga "propuesta alguna" frente a ese "déficit" que atribuye a los Presupuestos para 2009.

"Que haga por unas horas un ejercicio de patriotismo y se comprometa con las políticas que tienen objetivo de ayudar y proteger a la gente y apostar por el desarrollo futuro del país", exigió Blanco, que también reclamó al PP "que abandone la critica y arrime el hombro, que es lo que desea la mayoría de españoles". Sí que admitió que "los Presupuestos van a generar déficit", pero "porque los ejercicios anteriores hubo ahorro y por eso podemos mantener las políticas sociales, subir las pensiones y las becas, apostar por las familias y garantizar las inversiones".

Además, Blanco retó al PP a decir "dónde recorta, si recorta las pensiones, si quiere congelar el sueldo a los funcionarios o paralizar las obras de infraestructuras, si quiere que con el presupuesto se meta un frenazo a la política social, se abarate o se den indicaciones para abaratar el despido". "En definitiva, que volvamos a lo que tantas veces nos han dicho los conservadores de nuestro país, que son recortes sociales y de derechos cuando los trabajadores y la gente con más dificultades tienen que tener la garantía de la protección social", indicó.

"PARO Y DÉFICIT"

Por su parte, Sáenz de Santamaría, en rueda de prensa en la sede popular de Génova junto al responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, resumió en dos palabras los PGE del Gobierno: "Paro y déficit". "En estos Presupuestos Solbes se confiesa", aseveró la portavoz parlamentaria del PP, que aseguró que en las Cuentas presentadas por el Ejecutivo se reconoce que "hay una gran crisis económica" y que el Gobierno de Zapatero "no tiene ni idea" de cómo salir de ella. "Son los Presupuestos de la resignación", subrayó Sáenz de Santamaría.

La dirigente popular aseguró que los presupuestos, lejos de servir para atajar la crisis, "van a agravarla", en primer lugar, por el déficit público que contienen, "que se trasladará como carga de manera inmediata a las familias" y en segundo lugar por la política tributaria "que puede conllevar incrementos de los impuestos al hilo de la no deflactación de la tarifa del IRPF". "Son presupuestos que en ningún caso dinamizarán la economía sino que establecerán mucha más rigidez en la misma", declaró, denunciando el recorte social que presentan debido a los recortes sobre Ayuntamientos y comunidades.

Montoro, por su parte, señaló que se trata de "la peor crisis de nuestra historia", y afirmó que el propio Gobierno ha reconocido que traerá destrucción neta de empleo, lo que no pasaba en España "desde hace 14 años". Acusó al Gobierno de proteger a los más débiles "mandando a la gente al paro" y "presumiendo de que existe un seguro de paro en España", y reiteró que esta prestación es un derecho y no un regalo del Gobierno. "Vuelve la España de los parados, cuando parece que la habíamos comenzado a desterrar", denunció, considerando "terrible" que el gasto al paro sea cercano al de infraestructuras.