23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 22 de enero de 2009

    Rosa Aguilar considera que la futura caja única debe respetar la "singularidad" de la realidad financiera andaluza

    MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar (IU), apostó hoy por que la futura caja única andaluza respete la singularidad de la actual realidad financiera andaluza, por lo que mantuvo que la puesta en marcha de una gran entidad financiera exige tranquilidad y un consenso previo que garantice el respeto a esa diversidad.

    Durante su participación en un desayuno informativo organizado por Forum Europa en Madrid, Aguilar indicó que la creación de una gran caja andaluza tiene que estar precedida de la "voluntad expresa" de cada una de las entidades que la conformen y, en su proceso de configuración, debe existir la "transición necesaria para que el acuerdo al que se llegue signifique el respeto a la realidad andaluza".

    Así, insistió en que, con el objetivo de que las cajas puedan alcanzar más peso financiero y más capacidad de acción social, "merece la pena ir tranquilos" de modo que la fusión esté precedida de un acuerdo entre todas ellas porque, en su defecto "lo que haremos será debilitar su peso", apostilló.

    La regidora citó el ejemplo de la caja cordobesa CajaSur, que, según sus palabras, "tiene una singularidad que no quiere perder". Insistió en que la caja única resultante respete "la realidad andaluza, diversa en materia de las cajas y singularizada".

    Por otro lado, Aguilar hizo referencia a la situación que atraviesa Caja Madrid, que sufre, a su juicio, el enfrentamiento de los responsables políticos de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento. "La confrontación en términos de partido ha transcendido a la acción política institucional en el resultante de Caja Madrid", aseguró.

    En este sentido, la alcaldesa sostuvo que "el Gobierno de la Comunidad ha tomado decisiones para "neutralizar el poder" del Ayuntamiento en en el seno de la caja, controlar y actuar" y añadió que el "pulso" que ambas administraciones mantienen y que "se lleva" a los nombramientos de los cargos de la caja pueden afectar a la credibilidad que los ciudadanos tienen en las instituciones.

    En esta línea apostó por establecer un "diálogo" y alcanzar "pactos y acuerdos" para que las cajas "puedan estar salvaguardadas" de la "lucha partidaria y la utilización indebida del ámbito de lo institucional". A su juicio, esa actitud es "clave y fundamental" pues, en su defecto, "acabaremos también afectando a las cajas y, con un ejercicio de la política, las inhabilitaremos para su cometido".