3 de abril de 2020
20 de febrero de 2019

Sainsbury cae un 18,5% tras el posible bloqueo a su fusión con Asda

LONDRES, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las acciones de la cadena de supermercados británica Sainsbury han cerrado la jornada en la Bolsa de Londres con una caída del 18,5%, hasta las 2,34 libras, después de que la Autoridad de Mercados y Competencia de Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés) alertara de que su fusión propuesta con Asda, filial de Walmart en el país, presenta "grandes problemas de competencia".

En concreto, las acciones de la firma han comenzado a cotizar a un precio de 2,5 libras tras el toque de campana y después de saberse la decisión de la CMA. Tras un breve repunte, con un máximo intradía de 2,6 libras esterlinas, el precio de los títulos de la cadena de supermercados ha descendido hasta un mínimo de 2,34 libras.

El acuerdo de fusión entre Sainsbury y Asda, alcanzado en abril de 2018, daría origen a la mayor cadena de supermercados en el país, con una facturación combinada de más de 50.000 millones de libras esterlinas (57.456 millones de euros) y una red de más de 2.800 tiendas Sainsbury, Asda y Argos, con alrededor de 47 millones de transacciones semanales, alcanzando una cuota de mercado superior al 30%.

"La CMA ha encontrado que el acuerdo propuesto podría conllevar una peor experiencia en tienda y online para los consumidores mediante precios más altos y reducciones en el rango y calidad de los productos ofrecidos", ha señalado la autoridad británica, que también aprecia riesgos de subida de precios en más de un centenar de gasolineras de Sainsbury y Asda.

En sus conclusiones provisionales, el supervisor advierte de que la fusión planteada podría representar "una disminución sustancial de la competencia a nivel nacional y local", particularmente en zonas donde actualmente están presentes las dos cadenas de supermercados.

"Se trata de dos de los mayores supermercados del Reino Unido", destacó Stuart McIntosh, presidente del grupo independiente que ha desarrollado la investigación, advirtiendo de que la fusión propuesta conllevaría "precios más altos, menos calidad y capacidad de elección y una peor experiencia de compra en Reino Unido".

En este sentido, la CMA ha planteado una serie de opciones potenciales a las empresas, que deberán informar sobre posibles remedios a estos problemas el próximo 6 de marzo como muy tarde, entre las que se cuentan bloquear la fusión o exigir la venta de un número significativo de tiendas y otros activos, incluyendo desprenderse de la marca Asda o Sainsbury, para recrear la rivalidad perdida con la combinación de ambas cadenas.

Para leer más