18 de junio de 2019
  • Lunes, 17 de Junio
  • 1 de abril de 2016

    Santander afronta su primera reestructuración con Ana Botín al frente

    Santander afronta su primera reestructuración con Ana Botín al frente
    FUENTE

    MADRID, 1 Abr. (EDIZIONES) -

    El Banco Santander afronta una nueva reestructuración de su red de sucursales en España, la primera con Ana Botín al frente de la entidad. Este plan conllevará el cierre de hasta 450 oficinas y la reducción de personal a lo largo de este 2016.

    A pesar de que este "ajuste" de plantilla no ha sido aún precisado por la entidad, Santander afirma que las sucursales que se verán afectadas por esta reestructuración son las que cuentan con menos de tres empleados.

    No obstante, el responsable de banca comercial de Santander España, Rami Aboukhair, garantiza que el ajuste de plantilla que implica el plan de transformación de oficinas se acometerá con "actuaciones similares" a las implementadas en los últimos años, como fuera el caso de Banesto, en el que se ofrecieron prejubilaciones desde los 55 años, cobrando el 70% del salario.

    Concretamente, este plan contempla integrar a los empleados afectados por el cierre de oficinas en otras sucursales de mayor tamaño y resolver con prejubilaciones el futuro de los trabajadores que no puedan ser recolocados.

    Aún no se ha detallado de forma concreta cuáles son las entidades afectadas por esta reestructuración así como tampoco el número de empleados que finalmente estarán incluidos, pero los sindicatos esperan que la entidad concrete el plan de ajuste de empleo la próxima semana.

    A cierre de 2015, el Banco Santander contaba con 3.467 oficinas en toda España, suponiendo un descenso del 1,3% con respecto al ejercicio anterior (3.512). Una vez cerradas las 450 oficinas previstas en este proceso de reestructuración, la entidad se quedaría con aproximadamente 3.000 sucursales.

    "DÉBIL" DEMANDA DE CRÉDITO

    Entre los motivos que ha esgrimido la entidad para realizar esta reestructuración figuran el fuerte incremento de los costes regulatorios, la intención de mejorar la eficiencia con la digitalización de procesos y la optimización de costes.

    De hecho, el consejero delegado de la entidad presidida por Ana Botín, José Antonio Álvarez achaca estos nuevos planes del banco al "fuerte" incremento de los citados costes tanto por mayores exigencias de capital y liquidez como por las inversiones en tecnología para cumplir con las nuevas normativas.

    Por otro lado, Álvarez ha justificado la reducción de plantilla ante la "débil" demanda de crédito y su consiguiente limitación en el crecimiento de los ingresos de la entidad; concretando que el actual entorno obliga a la entidad a "profundizar" en sus planes de transformación, al igual que están acometiendo sus competidores.

    SEGUNDA RESTRUCTURACIÓN EN CINCO AÑOS

    A pesar de que la reestructuración anunciada el pasado jueves es la primera aprobada por Ana Botín, esta es la segunda a la que hace frente el Banco Santander en menos de cinco de años.

    El 17 de diciembre de 2012, la entidad anunciaba la absorción de sus filiales Banesto y Banif, unificando así sus marcas comerciales en España.

    Esta reestructuración, puesta en marcha a la que se puso punto y final el 6 de mayo de 2013 con el canje de acciones de Banesto por las del Santander, suponía el cierre de 700 sucursales en el país.

    Así se ponía fin a más de 110 años de historia de Banesto después de que en 1994 Banco Santander se hiciese con más del 90% de su capital social.

    Para leer más