14 de agosto de 2020
23 de septiembre de 2009

Sindicatos europeos exigen a Magna que evite los despidos "traumáticos"

ZARAGOZA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación Europea de Metalurgia, reunida este miércoles en Amberes (Bélgica), exigió a la multinacional austriaco-canadiense Magna que no cierre ninguna planta de Opel Europa, así como "que evite los despidos traumáticos".

Así lo explicó el presidente del comité de empresa de la planta de Opel España, ubicada en la localidad zaragozana de Figueruelas, José Juan Arceiz, en declaraciones a Europa Press tras asistir al encuentro del Grupo de Acción de General Motors que se celebró esta mañana para analizar el proceso de venta de las plantas europeas de GM a Magna.

En la reunión, organizada por la Federación Europea de Metalúrgicos (FEM), participaron representantes sindicales de Alemania, Bélgica, Polonia, Austria, Hungría, Países Bajos y España. Por parte de MCA-UGT además de Arceiz acudió el responsable del Gabinete Internacional, Javier Urbina.

VIABILIDAD PARA TODO EL GRUPO

En el encuentro todos los sindicatos acordaron el inicio de las negociaciones con Magna, que van a comenzar este viernes, y subrayaron "que van a seguir defendiendo los mismos puntos que viene defendiendo MCA-UGT desde el inicio del proceso", y que pasan por "no al cierre de plantas, no a los despidos forzosos y desarrollo de un plan industrial y de viabilidad para el conjunto del grupo GM y sus plantas, respetando las capacidades instaladas actualmente".

Respecto a las negociaciones que van a iniciarse este viernes, los representantes sindicales destacaron la necesidad de que la Dirección de Magna "no se limité a presentar propuestas cerradas y esté abierta a negociar y consensuar las propuestas que presenten los sindicatos para cada planta, dado que van en la dirección de defender la viabilidad futura del grupo".

La reunión sirvió además para que los sindicatos hayan podido aunar sus posturas respecto al proceso de venta y constataran "la existencia de una sola voz sindical para la defensa y viabilidad de todas las plantas de GM en Europa".

A este respecto, los participantes en la reunión se unieron a la manifestación convocada hoy por los sindicatos belgas para rechazar el cierre de la planta de Amberes, prevista en los planes presentados por Magna.

La protesta consistió, según señaló Arceiz, "en la escenificación de un anillo humano en la entrada de la factoría, seguido de una concentración con banderas de todos los sindicatos y la lectura de varios manifiestos".

REUNIÓN CON MAGNA

Por otro lado, este jueves 24 de septiembre, volverán a reunirse los miembros del comité reducido europeo de Opel, de nuevo en Alemania, pero sin la dirección, para preparar su estrategia de negociación de cara al viernes, 25 de septiembre, cuando tendrá lugar de nuevo un encuentro con los responsables de GM y Magna.

GM anunció la venta del 55 por ciento de su filial alemana Opel al fabricante canadiense de componentes para vehículos Magna. De esta forma, GM mantendría el 35 por ciento de las acciones y el 10 por ciento restante correspondería a los trabajadores.

El plan de Magna y de su socio ruso Sberbank contempla la eliminación de 10.500 empleos en Europa, de los que alrededor de 1.700 despidos corresponderían a la planta de Figueruelas (Zaragoza), teniendo en cuenta que la producción asignada para la planta aragonesa se reduciría a 320.000 unidades.